La fiesta y el baile tomó el sábado el centro de Málaga
La fiesta y el baile tomó el sábado el centro de Málaga - FRANCIS SILVA
FERIA

Málaga vive la Feria

La capital de la Costa del Sol está inmersa en ocho días de fiesta que llenarán el centro durante el día y en Recinto del Cortijo de Torres por la noche

MÁLAGAActualizado:

Málaga vive su feria desde el momento en el que 1.590 kilogramos de fuegos artificiales iluminaron el cielo de la capital en la noche del pasado viernes. Antes, María del Mar Rodríguez «La Mari de Chambao» había pregonado la festividad con un paseo por los barrios de la capital, desde Puerta Blanca, donde nació en 1975, hasta las puertas de consulta de Don Emilio Alba, el oncólogo que le salvó de un cáncer de mama en 2005. Fue el pistoletazo de salida a ocho días de diversión que se reparten en las horas diurnas del centro histórico y las noches en el Recinto del Cortijo de Torres, que este año estrena portada rememorando a uno de los grandes símbolos históricos y culturales de Málaga: el Palacio de la Aduana.

Dicen las estimaciones oficiales que van a llegar más de 550.000 personas a la feria de Málaga y que los hoteles van a completar su oferta al 95 por ciento. Más de 7.000 de esos visitantes se espera que lo hagan por la terminal de cruceros, que no existía cuando en una embarcación de estas características, pero del más alto lujo, llegó al centro, en medio de una jornada ferial, George H. Bush en 1993. Como el expresidente de los Estados Unidos, bailarán por el centro, tomarán vino dulce y descubrirán el encanto de una ciudad que se abre al visitante entre charangas y pandas de verdiales.

Son las mañanas y las tardes en el centro, combatiendo el calor con música y alegría, lo que atrae a buena parte de los visitantes, que arrancan sus días surcando la ciudad en la romería al Santuario de la Victoria. Este año el abanderado fue el comunicador local Francisco Javier Jurado «Coco». Portó la bandera verde y morada en la mañana del sábado, subido en el carruaje «oficial» de la comitiva y que está seguido por la muchedumbre al ritmo de malagueñas, con los tamborileros marcando un paso que tiene el sonido de los cascos de los caballos sobre el asfalto. Pasan por delante de las biznagas, sobre marco rojo, que este año abre el «real urbano» del centro de la capital frente a la estatua del Marqués de Larios. En el centro habrá estos ocho días 18 casetas y 43 puestos repartidos entre artículos de las fiestas, golosinas y refrescos, globos, vuelos y algodón, palomitas, frutos secos y buñuelos.

La noche la reparten 116 casetas en el Cortijo de Torres. La zona recreativa del recinto ferial tiene un centenar de atracciones para niños y mayores. A lo que hay que añadir 204 parcelas para otro tipo de actividades propias de las fiestas, como chocolaterías, turrón, helados, algodón de azúcar, patatas, buñuelos, hamburguesas, pizzas o juegos recreativos. Todo para crear en estos días 1.200 empleos en una ciudad que bailará con los conciertos programados. El primero el de Chambao en La Malagueta tras el pregón de su vocalista y tras eso, Danza Invisible, Café Quijano, David Bustamante o Camela pasarán por Málaga estos días.

Y entre la noche y el día, la tarde se pasa en La Malagueta, donde Talavante y Roca Rey van a hacer doblete en una feria taurina donde estarán Juan José Padilla, Antonio Ferrera, El Fandi, Sebastián Castella, Cayetano Rivera, Francisco Rivera, El Juli o Ginés María –que sustituye a José María Manzanares–. La Picassiana se la repartirán, mano a mano, Enrique Ponce y Javier Conde y los rejones los pondrán Sergio Galán, Diego Ventura y Lea Vicens, tras el encierro en casa con seis toros de Saúl Jiménez Fortes.