CINE

Málaga, destino de cine pero no a cualquier precio

La provincia es un gran plató en el que se suceden los rodajes, pero no todos los proyectos tienen cabida. Se rechazan aquellos que manchan la imagen del lugar

El litoral de Marbella es uno de los platós malagueños
El litoral de Marbella es uno de los platós malagueños - ABC

Málaga es un destino de cine. Y de televisión. Las productoras buscan en la ciudad y en la provincia escenarios donde desarrollar sus historias. Películas como Toro, en cuyo reparto están Mario Casas o Luis Tosar, se han rodado en la capital. En la provincia, escenarios como Antequera acogieron «Emerald City», una coproducción de la cadena americana NBC y Universal. Málaga es también la sede de Fresco Film, la productora que trae a España los rodajes de Juego de Tronos cada temporada y en sus calles se ruedan infinidad de anuncios, videoclips, cortometrajes, «realities» y programas de diferente índole. «El clima es fundamental con 3.000 horas de luz y 300 días de sol al año», remarca Peter Welter, gerente de Fresco Film, quien asegura que la provincia tiene una «inagotable variedad de localizaciones, buenas infraestructuras y una importante tradición de técnicos y empresas especializadas en el sector». Sin embargo, no todo vale. Todos los proyectos no siempre son bien recibidos. Agentes turísticos y administraciones se han levantado contra algunos rodajes que consideran que dañan la imagen internacional de la Costa del Sol.

La última en ser rechazada ha sido Mediaset. Telecinco y Warner Bros han firmado un proyecto para crear una ficción sobre narcotráfico titulada «Costa del Sol». Basada en hechos reales, narra la lucha contra el comercio de estupefacientes de la primera brigada de estas características creada en España en los años 70. «En el subconsciente quedará la relación de la Costa del Sol con el narcotráfico y eso no es positivo a nivel internacional. Fue el epicentro a nivel europeo, pero ese problema ya no existe», afirma Luis Callejón, presidente de los hosteleros de la Costa del Sol.

Para hacer patente el rechazo rotundo al proyecto, pese a que apenas se conocen datos del mismo, los empresarios, sindicatos y administraciones malagueñas están elaborando un manifiesto conjunto en contra de esta serie, cuyos escenarios de rodaje sería el litoral malagueño. «Estamos estudiando si el rechazo debe ser total o, simplemente, parcial al título, porque es verdad que series como Corrupción en Miami o Hawai 5.0 han sido positivas para esos destinos», añade Callejón, quien asegura que de lo que se está «totalmente en contra» es del título de la serie y del enfoque. Una visión negativa de la Costa del Sol, según los empresarios y las administraciones, podría cercenar el actual crecimiento.

Los empresarios temen que se eliminen posibilidades de atracción de clientes a nivel internacional con una mala publicidad del destino. Con la competencia en horas bajas, los hosteleros no quieren que nada afecte al flujo de turistas que se está desplazando de esas zonas hasta las costas malagueñas.

Alcohol y sexo

La polémica recuerda a la que estalló este verano en Marbella. MTV propuso el rodaje de «Super Shore» en la ciudad. Un «reality show» cuyos jóvenes y esculturales protagonistas se dedican a vivir de fiesta en fiesta. Una vida salvaje y nocturna en la que corre el alcohol y no hay tapujos para el sexo. El Ayuntamiento rechazó el rodaje de este programa en su término municipal y avisó de las consecuencias a la productora si desobedecían. El objetivo, a toda costa, era evitar que la imagen de Marbella se ligara a ese tipo de visitantes y que el destino perdiera, por culpa del programa, el halo de meca del lujo que luce.

Una lucha con la imagen del destino sobre la que se ha pronunciado hasta el comisario de la Policía Nacional de Marbella, Enrique Lamelas, quien explicó que «no es bueno» que se relacione el lugar con este tipo de cosas. Sin embargo, por otro lado, desde el sector audiovisual malagueño no se ve la polémica de la misma manera. «Desde el respeto, creo que es tener una mentalidad muy corta. Es absurdo. Cualquier rodaje atrae atención, inversión, turismo y genera empleo», afirma Peter Welter.

«No se puede rechazar una serie porque la historia no conviene. Se cortan posibilidades turísticas futuras», sentencia el productor malagueño, quien explica que este rechazo también lo tuvo «Mar de Plástico» en Alburqueque. «Que vayan y les pregunten ahora. Es lamentable que ocurran estas cosas en el siglo XXI. Esa postura es regalarle riqueza y posibilidades de trabajo a otros lugares que piensan diferente», concluye Welter, a punto de volver a comenzar un nuevo rodaje de Juego de Tronos en España.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios