Momento del entierro de Diego Díaz
Momento del entierro de Diego Díaz - F. SILVA
ENTIERRO

Málaga despide al guardia civil que murió en Guillena

Autoridades, compañeros y familia despiden en la intimidad a Diego Díaz, el guardia civil fallecido en acto de servicio en Guillena

MÁLAGAActualizado:

Las salvas de honor retumbaron en el cielo cuando su cuerpo fue entregado a la tierra en el cementerio de Málaga. Hasta el lugar donde reposarán sus restos para la eternidad lo llevaron al hombro sus compañeros, cubierto con la bandera de España y con el respeto ganado tras años de servicio y dedicación a la Guardia Civil. Murió con su uniforme y cumpliendo con el deber exigido. Diego Díaz, cabo primero del cuerpo, perdió la vida en acto de servicio el pasado sábado, cuando un torrente de agua lo arrastró mientras cumplía con su deber. Su cadáver fue hallado el martes, tras días buscando un milagro.

Diego Díaz fue el alivio de aquel padre con su hija en las aguas. «El que creía a su hijo arrastrado por la corriente de agua, lo crea salvado», reza el artículo sexto de la Cartilla del Guardia Civil de 1845, un código de conducta que el cuerpo lleva a gala y por el que Diego murió dando su vida por salvar a los demás. Un padre y una hija atrapados en su coche por el arroyo Galapagar, que bajaba crecido por Guillena (Sevilla), localidad en la que llevaba 17 años de Guardia Civil. Se arrojó al agua y un torrente se lo llevó para sellar la fatalidad.

Este jueves, en el cementerio de Málaga, ha recibido el último adiós entre los honores más íntimos de sus dos familias. Por un lado, la de sangre con su madre, hermanos y sobrinos llorando al último héroe nacido en Antequera. Por el otro, la Guardia Civil, donde compañeros y mandos le recordaron agradecidos por su valor. Estuvieron las autoridades civiles y militares. Y los representantes políticos de Guillena, Málaga y Antequera. La Policía Nacional también rindió respeto al compañero caído.

En el funeral se recordó su sacrificio, se agradeció, por parte, de la familia, el apoyo recibido tras conocerse la pérdida. Diego Díaz ha sido enterrado tras recibir la Medalla de la Orden del Mérito del Instituto Armado con distintivo rojo y la Medalla al Mérito de la Protección Civil a título póstumo.

A su entrada a la capilla lo recibió el Himno de España, se ofreció la misa por su eterno descanso y sonó el Himno de la Guardia Civil para despedirle, sabedores de que fue «siempre fiel a su deber, sereno en el peligro y desempeñó sus funciones con dignidad, prudencia y firmeza» –artículo 2 de la cartilla del Guardia Civil–.