Carlos Fernández, durante su etapa como edil en Marbella
Carlos Fernández, durante su etapa como edil en Marbella - ABC
MALAYA

La Justicia contradice las prescripciones de los delitos de Carlos Fernández, el último prófugo de «Malaya»

Audiencia Nacional, Fiscalía Anticorrupción y Fiscalía de Málaga piden la extradición del expolítico marbellí

MARBELLAActualizado:

La extradición de Carlos Fernández, concejal fugado de Marbella tras la explosión de «Malaya», puede estar más cerca. Fernández se encuentra en una prisión de Argentina, en una modulo para delitos de lesa humanidad, hasta que se resuelva su actual situación. Mientras tanto, los juzgados deben ir pronunciándose sobre la prescripción de los delitos y las causas que tiene pendientes en España. Hasta el momento, sólo dos de las causas se han dado por prescritas. Son un caso por delitos urbanísticos, donde se le pedían tres años de cárcel, y la única condena firme que tiene en contra por el caso de los jugadores de la Unión Deportiva San Pedro, donde fue condenado a pagar 82.000 euros por responsabilidades civiles y dos años de prisión. Sin embargo, son ya tres las peticiones de extradición al no haberse prescrito los delitos que acumula.

La primera fue la Fiscalía Anticorrupción, que pidió a la Audiencia Nacional que se solicitara la extradición al considerar que el caso «Saqueo 2» no estaba prescrito. Fue la Audiencia Nacional la que, a instancias del Ministerio Público, acordó pedir a las autoridades judiciales argentinas la extradición por este caso. La Audiencia considera que los delitos atribuidos a Carlos Fernández siguen vigentes, como la responsabilidad de los mismos. En este caso el exedil de Marbella está acusado por malversación de caudales públicos y falsedad documental. Al exconcejal del GIL y del PA se le solicitan 7,8 millones de euros en concepto de responsabilidad civil en favor del Ayuntamiento de Marbella.

Pero esta no es la única petición que hay de extradición. La Fiscalía de Málaga insta al Juzgado de Instrucción 5 de Marbella a que solicite la extradición de Carlos Fernández por los delitos que se le imputaron en «Malaya». El Ministerio Público considera que el delito de cohecho imputado al exconcejal prófugo no está prescrito. La Fiscalía asegura que la pena de cárcel de hasta seis años a la que se enfrentaba Fernández en esta causa y la inhabilitación de hasta doce años hacen que la prescripción del delito se sitúe en los quince años y no en los once que siempre ha presupuesto su defensa.

Carlos Fernández fue detenido el pasado 15 de septiembre en Rivadavia, provincia de San Juan (Argentina). «Fue dando pistas para que se supiera su localización. Estaba esperando a que lo detuvieran», explicó su hermano y abogado, Antonio Fernández, en una entrevista a ABC, donde desgranó que la captura del prófugo se debió a una estrategia de su defensa. Según detalló el abogado, que ahora no atiende las llamadas de ABC, la detención se produjo para «forzar el mecanismo de extradición». La defensa de Carlos Fernández había pedido personarse en las causas para averiguar la prescripción de los delitos por los que se buscaba al concejal. Esto se había desestimado por la Justicia. Por lo que decidieron buscar la información a través de un proceso de extradición. La apertura de esta causa en Argentina le daba a los abogados de Fernández acceso a toda la información y documentación sobre las causas abiertas contra su defendido en España.

Pero pueden haber fallado las cuentas. «Todos los delitos de los que se acusa a Carlos Fernández tienen una misma base jurídica y prescriben a los 11 años», comentaba Antonio Fernández a ABC. Sin embargo, la Audiencia Nacional ya solicitado la extradición y falta por ver si la Juzgado de «Malaya» también acuerda que el exconcejal debe sentarse en el banquillo de los acusados en España. Para ello, tendrá que ser la Justicia en Argentina la que decida si Carlos Fernández debe ser extraditado.

Desde el 15 de septiembre hay abierto un proceso de 30 días en el que España debe aportar toda la documentación sobre la prescripción de delitos de Carlos Fernández y las peticiones de extradición. Cumplido ese período, serán las autoridades argentinas las que decidan sobre el futuro de político fugado. «Si los delitos no están prescritos ya tenemos los recursos necesarios preparados para poder presentarlos en las entidades superiores de Justicia de Argentina», aseguraba Antonio Fernández en aquella entrevista con ABC. El final del culebrón está más próximo y España presiona para la extradición.