Fachada principal de la nueva sede de la Ciudad de la Justicia de Málaga
Fachada principal de la nueva sede de la Ciudad de la Justicia de Málaga - EFE/Jesús Domínguez
POLÉMICA

La Junta da marcha atrás en el cierre del parking de la Ciudad de la Justicia de Málaga

La presión de los usuarios y profesionales ha hecho que el gobierno regional reabra el acceso al aparcamiento, tras cerrarlo sólo para funcionarios

MARBELLAActualizado:

La Junta de Andalucía ha tenido que recular en la Ciudad de la Justicia de Málaga. El pasado lunes, el parking se cerró al público general y a los profesionales que acuden a diario. Sólo podían acceder los funcionarios del gobierno andaluz. El aparcamiento se cerró sólo para los jueces, fiscales y funcionarios que trabajan en la sede malagueña. El resto de personal profesional, que asiste a diario a juicios y procesos, como abogados, procuradores o los propios usuarios tenían denegado el acceso. Las quejas no tardaron en aparecer y el Colegio de Abogados de Málaga fue la principal voz crítica sobre la clausura. Todo el que no fuera personal del gobierno andaluz estaba abocado a dejar el coche en los llanos cercanos, donde es complicado el aparcamiento por la masificación.

Finalmente, en la mañana del miércoles se produjo un acuerdo que ha hecho recular a la Junta de Andalucía. Tras una reunión celebrada entre la gerente de la Ciudad de la Justicia, Rosario García Morilla, el delegado de Gobierno, José Luis Ruiz Espejo, y el decano del Colegio de Abogados, Francisco Javier Lara, se ha decidido permitir el uso público del aparcamiento exterior de esta institución. La Junta de Andalucía lo vuelve a abrir, pero aplicando nuevas medidas.

Según lo acordado, el parking dispondrá de medidas de seguridad de una zona reservada para los trabajadores, jueces y fiscales. Sin embargo, habrá otra de libre acceso para usuarios, operarios judiciales y personas que asistan a los distintos actos judiciales. En la zona de libre acceso se habilitarán letreros indicando que el aparcamiento está destinado a aquellas personas que vayan a desarrollar alguna actividad en la sede judicial.

La polémica nace de una petición de los colectivos profesionales de la Ciudad de la Justicia. El centro tiene, según las cifras oficiales, 1.200 personas trabajando como personal funcionario. Fueron los representantes de estos empleados públicos los que solicitaron, según la Junta de Andalucía, a la Gerencia que se destinaran más plazas reservadas para ellos. La Junta decidió entonces cerrar el aparcamiento, puesto que está gestionado por el gobierno autonómico. Sin embargo, dos días después del cierre se vuelve a abrir con reservas y avisando que sólo puede ser usado por los usuarios de la Ciudad de la Justicia, ya que se ha detectado que en las plazas de la sede judicial aparcaban vecinos y usuarios de otros servicios de la zona. Práctica que dificultaba el aparcamiento a los funcionarios y que hizo que se solicitara el cierre.