Juanma Moreno saluda a Ana Pastor, que ha presentado su conferencia en Málaga
Juanma Moreno saluda a Ana Pastor, que ha presentado su conferencia en Málaga - EFE/JORGE ZAPATA

Juanma Moreno quiere reunir a su gobierno en Málaga una vez al mes cuando sea presidente

El líder del PP andaluz carga contra la «agresión» constante de la Junta a la Costa del Sol «que no soportan otras provincias»

Actualizado:

El presidente del Partido Popular andaluz, Juanma Moreno, ha denunciado este lunes la «agresión permanente» que a su juicio mantiene el Gobierno andaluz con la provincia de Málaga, a la que ha dicho que somete a un «bloqueo» sistemático «que no sería soportado en otras provincias». Por ello, ha anunciado que si los ciudadanos le dan la confianza para ser presidente de la Junta de Andalucía, en sus primeros cien días de gobierno tomaría varias determinaciones para corregir este déficit. Y, entre ellas, ha asegurado que reuniría a su consejo de gobierno en Málaga una vez al mes.

En un desayuno informativo organizado por Fórum Europa, Tribuna Andalucía, Moreno ha realizado el discurso más pegado a su ciudad de origen que se le recuerda. Ha afirmado orgulloso pretender ser «el primer presidente malagueño de la Junta de Andalucía». Y para ello ha dejado claro que quiere centrar en Málaga, donde el PP tiene potencial de crecimiento en unas elecciones autonómicas, muchos de sus esfuerzos.

Así, ha anunciado que hoy mismo abrirá en la sede del PP malagueña su primera oficina del candidato. Un gesto que recuerda al que años atrás intentó el expresidente de la Junta José Antonio Griñán. Consciente de las críticas por abandono del gobierno regional que siempre existen en Málaga, abrió entonces en la Delegación del Gobierno andaluz un despacho con su nombre que, paradójicamente, nunca más visitó.

Además de las reuniones mensuales de su hipotético gobierno en Málaga, el líder de los populares andaluces, que ha sido presentado po la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha aseverado que otra de las medidas urgentes que tomaría si es nombrado presidente sería iniciar los trámites para que la capital pudiera tener un tercer hospital. Cargando contra el hecho de que la malacitana sea la única capital de su tamaño que no cuenta con este número de infraestructura, ha asegurado que debería estar lista antes de que culminase su primera legislatura como mandatario autonómico.

Pero también se ha referido a la «herida» del Metro. Después de cinco años de trabajos en el centro, las obras del suburbano aún mantienen cercada la parte más noble de la capital malagueña. Y, lo que es peor, los plazos de terminación del transporte público, que aún no llega al centro, se extienden al menos hasta 2020. Moreno Bonilla se ha comprometido a terminar con esa «grieta» y además con la idea defendida desde el Ayuntamiento de que Málaga tenga todo su metro soterrado. La Junta pretende hacer un tranvía desde el centro hasta la zona norte de la ciudad a la que se opone el Consistorio.

El dirigente popular, por último, también ha citado la necesidad de agilizar los trámites para que Alhaurín de la Torre pueda contar con la ciudad aeroportuaria que tiene proyectada desde hace años pero que está bloqueada por diversos trámites en la administración autonómica.

En cuanto al impuesto de sucesiones, Moreno ha insistido en que el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos para bonificar herencias de hasta un millón de euros a partir de enero, «supone un paso adelante pero encierra una trampa» porque «no lo elimina». «Seguirá habiendo éxodo fiscal en Andalucía y habrá más movilizaciones», ha vaticinado. El dirigente del PP ha recordado que su partido pide la misma bonificación del 99,9 por ciento que rige en otras comunidades pero también el establecimiento de un mínimo exento para hermanos y sobrinos.

En cuanto al acuerdo entre PSOE y Cs para sacar adelante el presupuesto autonómico del próximo ejercicio, Ha lanzado a Susana Díaz la propuesta de firmar un gran pacto sobre sanidad, educación y creación de empleo. Si lo firma, ha asegurado, podrá contar con los votos de su partido para aprobar las cuentas, que tendrían en ese caso «el mayor respaldo parlamentario de la Historia».