El pasajero polaco, dispuesto a apearse del avión - F. V.
Sucesos

Intenta bajarse de un avión por el ala en Málaga

Un viajero polaco intentó desembarcar de esta peligrosa manera tras llevar media hora esperando en el pasillo de la nave

MÁLAGAActualizado:

Volvían desde Londres con retraso y no aguantó más. Ante la larga espera decidió abandonar el avión por sí mismo. Sin que la tripulación lo supiera. Avanzó por el pasillo, abriéndose paso entre los pasajeros que esperaban en fila para salir de la nave tras tomar tierra. Se marchó hasta la puerta de emergencia, tiró de la palanca y salió. Se sentó en el ala de la aeronave e intentó bajar a la pista. «Estábamos flipando», explica Fernando del Valle, que grabó lo que estaba ocurriendo con su móvil y lo subió a Facebook. Los hechos ocurrieron el pasado lunes 1 de enero por la noche y el impaciente pasajero polaco acabó ante la Guardia Civil.

«Tras salir de Londres con una hora de retraso, llegar a Málaga y que nos dejaran 30 minutos más en el avión, sin ninguna explicación por parte de Ryanair, este señor decidió que no esperaba más, activó la puerta de emergencia y listo», escribió Del Valle en su red social, donde catalogó la situación como «surrealista». «El hombre se agobió y decidió irse por la puerta de emergencias. La abrió, se asomó, regresó a por su mochila y se fue», explica el pasajero malagueño, que volvía a casa después de unas vacaciones en Reino Unido.

La situación dentro del avión era desesperante. «Llevábamos media hora en el pasillo con los equipajes fuera y todo. No estaba la tripulación», recuerda Del Valle, quien señala que el hombre regresó solo a bordo, sin que hiciera falta la intervención de la Fuerzas de Seguridad. «Se volvió él solo, después de que los operarios del aeropuerto y un chaval se asomara y le dijera que se metiera dentro», remarca el testigo, que después de muchos retrasos consiguió llegar a casa con su pareja.

No fue así con el caso de pasajero con prisas. El polaco de 57 años fue interrogado por el capitán del vuelo y acabó a disposición de la Guardia Civil. Ha sido denunciado por actuar en contra de la Ley de Seguridad Aérea 21/2003. El resto del pasaje pudo desembarcar sobre las 23.00 horas, con dos horas de retraso con respecto a la llegada estipulada previamente.