Uno de los vehículos en el parque central de Málaga
Uno de los vehículos en el parque central de Málaga - SUR
BOMBEROS

El incendio en los bomberos de Málaga cumple un año

El conflicto que llevó a los funcionarios a encerrarse en las instalaciones centrales de Martiricos espera a pasar reyes para retomar las negociaciones

MÁLAGAActualizado:

Han sido la sombra del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en el último año. Allí donde iba el regidor había un bombero reclamando una solución laboral para levantar el encierro en el parque central de Martiricos. Los chalecos amarillos con la calavera pirata engalanda con el casco del Cuerpo y el hacha de sus intervenciones eran parte de toda inauguración o acto de De la Torre. Siempre dando la batalla desde el 29 de diciembre de 2016. Aquel día, descontento con los turnos de trabajo, uno de los funcionarios del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga decidió encerrarse de forma espontánea en el parque. Le siguieron unos cuantos compañeros y comenzaron uno de los conflictos laborales más latentes y enquistados de Málaga. Se originó un incendio que sigue ardiendo un año después, pese a que ahora hay «una mano tendida» del Consistorio para dar una solución.

Una de las imposiciones de Ciudadanos –llave de gobierno– para aprobar los presupuestos de 2018 fue desbloquear este asunto. La voluntad se hizo expresa en el pasado pleno de diciembre. Cuando se cumple el primer aniversario hay una fecha para negociar. Mario Cortés, concejal de Seguridad de Málaga, emplazó a los sindicatos a «después de reyes» para arreglar el problema. Pese a esto, la presión sigue. Los problemas continúan y los turnos no son los deseados –según los sindicatos–. Con cada cuadrante de turnos colgado en el parque central de Málaga aparece una nueva remesa de denuncias de falta de medios y personal para cubrir con garantías la seguridad de los ciudadanos.

Después de Navidad, el Ayuntamiento tendrá que enfrentarse de nuevo a la petición de regularización de la jornada laboral, a la reclasificación profesional y a la renovación del reglamento interno. Los sindicatos denuncian que la jornada laboral de los profesionales de Málaga es la mayor de toda España. Piden que se instale un calendario de 1.600 horas, como en Madrid o Sevilla, en lugar de las 1.847 horas anuales actuales. Se exige el paso de funcionarios de nivel C2 al nivel C1. Tendrían la categoría profesional de bombero especialista. Esto afecta también al número de guardias. La plantilla pide bajarlas de 76 a 64 para estar en las cifras de los bomberos de Sevilla o Valencia.

La modificación del reglamento es otra de las reivindicaciones. El actual es de 1959 y los bomberos quieren modificar conductas como el hecho de saludar a sus superiores, máxime cuando los sindicatos instan a la destitución del Jefe de Bomberos de Málaga, José Cruz. Algo que el Ayuntamiento siempre ha definido como «inasumible». Sin embargo, tras el último pleno municipal, Mario Cortés aseguró que se hablará «absolutamente de todo en la mesa del convenio colectivo».

Los bomberos han tomado las calles en varias ocasiones. En una de ellas llegaron a concentrar, según la Subdelegación del Gobierno de Málaga, a más de 4.000 personas en una manifestación por las calles de la ciudad. El último episodio de tensión se produjo en la vista navideña del alcalde, Francisco de la Torre, a los miembros del Cuerpo de Bomberos. El alcalde visitó a la plantilla en un clima de seriedad y respeto antes de sentarse a negociar en las próximas semanas.