Imagen de la finca en el archivo de Concierge Auctions para la subasta / ABC
Imagen de la finca en el archivo de Concierge Auctions para la subasta / ABC
GENTE

Gunilla «empapela» la Milla de Oro de Marbella antes de la subasta de su mansión

Los carteles de la inmobiliaria que trata de vender Villa Sagitario van desde los palacios saudíes hasta la propiedad por la carretera de Istán

MARBELLAActualizado:

Gunilla von Bismark vuelve a poner en venta Villa Sagitario, la mansión que posee en Istán –a escasos minutos de Marbella– y que construyeran en 2006. «Hemos vivido allí, pero la sociedad suiza titular ha decidido volver a sacar la propiedad a la venta», explica Luis Ortiz, exmarido de Gunilla, que señala que la pareja vive a caballo entre Suiza, Alemania y Marbella, pero que el traspaso de esta finca no tiene nada que ver con una posible marcha definitiva de la Costa del Sol. «Nosotros no nos vamos. Seguiremos yendo a Marbella», afirmó Ortiz. Si se produce el traspaso, se hará mediante una subasta en Nueva York el próximo 28 de noviembre a través de Concierge Auctions, que ha «empapelado» la Milla de Oro de Marbella con publicidad de la firma y el contacto para poder pujar.

Desde el complejo palaciego de los Reyes Saudíes Fahd y Salman, toda la carretera, desde el hotel Puente Romano hasta la lujosa parcela, tiene carteles en las intersecciones de carreteras que anuncian la subasta e indican el camino para los visitantes. Hay avisos antes de la discoteca de Olivia Valère o en las inmediaciones del club de tenis de Manolo Santana y de la desaladora de la Costa del Sol, por la que le cayeron a Juan Antonio Roca 18 meses de prisión. Cada rotonda hasta Villa Sagitario –horóscopo de la condesa– tiene uno de los tablones anunciando la venta. Y cuando se llega a la puerta, los posibles pujadores sólo tienen que llamar a uno de los teléfonos reseñados para conocer la propiedad de manos de los conserjes. En la entrada, un dossier con fotos aventura las bonanzas de una finca de más de 57.000 metros cuadrados con tres construcciones: una imperiosa mansión principal y dos más pequeñas para invitados. En total 12 habitaciones y 13 baños completan el alojamiento.

En su interior se tiene contacto directo con la naturaleza en medio de la Sierra de Istán, donde en otras de las fincas de este paraje se casaron el pasado septiembre la Princesa Marie-Gabrielle de Nassau, primogénita del Príncipe Jean de Luxemburgo, con el estadounidense Antonius Willms. La mansión principal de Villa Sagitario tiene 2.700 metros cuadrados, según la descripción para la subasta. Alberga biblioteca privada, amplios salones, una zona de cine con bar anexo, terraza de invierno, solárium y una cocina gigante que, en este tipo de propiedades, no suele ser usada por los dueños. La casa principal está coronada por un reloj y una veleta con un cerdito corriendo. Está ubicada sobre la piscina que domina la parte central del jardín en medio de la serranía, pero a escasos minutos de Puerto Banús. La finca contiene un garaje para una decena de coches, patios andaluces, estanques y hasta una zona para practicar el putt de golf.

La propiedad ha estado tasada en 50 millones de euros y ya ha tenido dos intentos de venta frutados. Hace dos años ya salió a la venta, pero no se encontró inversores. El pasado mes de marzo, la condesa alemana hizo otro intento de colocar la propiedad, visto el movimiento que había en el mercado de lujo de la zona, pero tampoco lo consiguió. Ahora saldrá a subasta en Estados Unidos, donde vive su hijo Francisco Ortiz von Bismark, que ha aparecido en los «papeles del paraíso» como gestor de una de sus «App» a través de una sociedad en Malta y cuyo nombre fue uno de los filtrados en el escándalo de los «papeles de Panamá». El creador de Tuenti hizo una buena fortuna cuando vendieron la compañía a Telefónica por 70 millones de euros, lo cual no le libró de tener problemas con la hacienda suiza, ni de ser catalogado como moroso este año en España por una deuda de 1,2 millones de euros con el erario público.

No son las finanzas del vástago de la condesa lo que hace vender la lujosa propiedad, sino su ausencia. Francisco Ortiz está casado con Elisabeht Dutú y han hecho una vida americana con una gran vorágine de trabajo, que le deja muy poco tiempo para desembarca en Marbella con sus hijos y llenar la casa de 2.700 metros cuadrados de los abuelos. Gunilla von Bismark y Luis Ortiz, que fueran parte las grandes fiestas de la «jet-set» de Marbella viven ahora más calmados y ya no reciben tantas visitas como en aquellas noches de disfraces y selectas fiestas, que ocupaban la agenda del verano de noche en noche. Por esto, si la mansión acaba traspasada finalmente, como se pretende, se mudarán cuando estén en la ciudad a otra de las propiedades que poseen de menor entidad.