La cátrcel de Archidona
La cátrcel de Archidona - ABC

El Gobierno vacía la futura cárcel de Archidona de inmigrantes

El ministerio del Interior confirma que ha trasladado a algunos a centros de Madrid y Barcelona y deportado al resto a sus países de origen

SEVILLAActualizado:

El ministerio del Interior ha terminado este miércoles a vaciar la futura cárcel de Archidona (Málaga). El centro, que ocupaban varios cientos de inmigrantes, está ha sido vaciado como se anunció por el Gobierno de Mariano Rajoy al ser esta una solución temporal y de urgencia ante la saturación de los servicios de asistencia de España con la llegada masiva de pateras.

Según confirman a ABC de Sevilla fuentes del Ministerio del Interior, los inmigrantes han sido en gran medida deportados a su país de origen (Argelia en el cien por cien de los casos) y, los demás (unos 60 o 70 inmigrantes), trasladados a centros de acogida de inmigrantes en Madrid y Barcelona.

Cabe recordar que la futura cárcel de Archidona fue usada como centro temporal de acogimiento de inmigrantes tras la llegada masiva de pateras a las costas de España en los últimos meses. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, cumple con esta medida con su compromiso de vaciar la futura prisión.

Este Centro de Internamiento de Inmigrantes (Cie) improvisado ha sido objeto de diversas polémicas. La primera llegó con su uso precisamente como Cie. Desde el Ministerio del Interior y la Delegación del Gobierno explicaron cuando se convirtió esta futura prisión en lugar de guarda de imigrantes que era una solución temporal. «Ante una situación de emergencia, una solución de emergencia», fue la explicación que dio el Ejecutivo de Mariano Rajoy para usar estas instalaciones.

Avalancha de pateras

La avalancha de pateras a España desde este verano, indicaron desde el Gobierno central, había colapsado las estructuras de atención a los inmigrantes del país, sobre todo las de Andalucía y Murcia. Por eso, y tras la resolución judicial que lo amparaba, se trasladó a unos 700 inmigrantes a esta cárcel terminada pero sin inaugurar en Málaga.

Aún siendo una medida de urgencia y temporal, las ONG y asociaciones que trabajan con las personas migrantes pusieron el grito en el cielo. Denunciaron que los inmigrantes estaban en una cárcel y exigieron su liberación o traslado a otro lugar. Su internamiento «supone la total vulneración de los derechos humanos», denunciaron desde Andalucía Acoge. «Este internamiento -indican- no cumple con los requisitos que nuestra legislación exige».

Los sindicatos del sector penitenciario tampoco se mostraron de acuerdo con el uso de Archidona. Explicaron en el momento de la llegada de los inmigrantes desde la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) que «esta situación no se puede seguir manteniendo». José Luis Pascual, presidente nacional de esta plataforma sindical reconocía que esta era una «situación excepcional», como indican desde el ministerio del Interior. Pero negaba que se pueda usar una cárcel para solucionarlo. «Que se vayan a polideportivos, hoteles o campings», propone.

La siguiente polémica en la futura cárcel Málaga II tuvo que ver con la muerte de uno de los internos. Un inmigrante fue hallado muerto por los vigilantes del Cie improvisado a finales de diciembre. La presión contra esta solución arreció entonces. Izquierda Unida y Podemos, muy críticos desde el principio, reforzaron las quejas. De hecho la coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, tenía previsto visitar mañana jueves la futura cárcel de Archidona. No podrá, no porque no tenga permisos, sino porque lo inmigrantes ya no estarán allí.