Economía

Frente común en Málaga para atraer empresas extranjeras

El Ayuntamiento «resucita» la fórmula del Club Málaga Valley en su décimo aniversario

Las partes implicadas en el proyecto de captación de inversión extranjera han abogado por el consenso
Las partes implicadas en el proyecto de captación de inversión extranjera han abogado por el consenso - EFE

Al igual que la comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Málaga quiere aprovechar el nuevo contexto económico que se abre con el «Brexit» y está decidido a «pescar» inversiones internacionales con la puesta en marcha del Plan de Internacionalización de empresas Locales y Captación de Inversión Extranjera. Una iniciativa impulsada bajo el amparo del Club Málaga Valley con la que se pretende reforzar el posicionamiento de la marca de la ciudad a través de un frente común con distintos pilares: empresarios, administraciones y Universidad.

Con trazos generales, y sin detallar dotación presupuestaria de este proyecto, este viernes se ha llevado a cabo la presentación de este plan centrada en glosar las bondades de la internacionalización bidireccional en un contexto económico sin fronteras.

A lo largo de cerca  de dos horas, distintos actores implicados han ido disertando sobre la necesidad de redirigir esfuerzos hacia este ámbito y fueron varios los empresarios nacionales y extranjeros que han trasladado al público asistente en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento malacitano sus experiencias personales.

La presidenta del Club Málaga Valley, la exministra Cristina Garmendia, ha ido describiendo las potencialidades necesarias para ser competitivos en este ámbito, destacando el talento como factor clave

Característica que debe fluir en ambos sentidos, según su opinión, por lo que es fundamental que las compañías autóctonas pierdan el miedo a la llegada de capital foráneo.

En este punto ha considerado fundamental establecer sinergias con la Universidad de Málaga (UMA) que faciliten un trasvase de conocimiento y recordó que «vivimos en un periodo con el mayor nivel de formación de la historia». «Es un generador de valor clave en un entorno tecnológico», ha agregado.

El Parque Tecnológico de Andalucía, como principal ecosistema empresarial para seducir a los potenciales inversores, debe adquirir un protagonismo creciente, han señalado los expertos.

Otro elemento básico para «alimentar» este entorno es que las administraciones deben ser conscientes de que estos proyectos, para que sean efectivos, tienen que desarrollarse a través del consenso. «Innovar en la manera de hacer política», ha resumido Garmendia, cuya llegada a la presidencia del Club Málaga Valley parece haberlo revitalizado en su décimo aniversario y tras un periodo en el que arreciaron las críticas y las dudas  por la utilidad de esta institución.

El regidor malagueño, Francisco de la Torre, ha profundizado en la idea del frente común e incluso defendió extrapolar la estrategia seguida por el sector turístico. «Hay que trabajar coordinados para vender un producto maravilloso» y que «la marca Málaga sea conocida en los puntos de decisión del mundo», de esta forma se creará un «círculo virtuoso en el que la implantación de más empresas supondrá una mayor proyección».

«La marca es fundamental porque sintetizas lo que eres», ha añadido Garmendia.

De la Torre, como ha hecho en otras ocasiones, ha destacado las excelentes conexiones de transporte de la ciudad como uno de sus grandes atractivos, pero no ha obviado que hay que trabajar para fortalecer las debilidades del destino. Serán los estudios e informes que se elaboren con este plan los que ofrezcan «una visión completa sobre qué buscan los empresarios que tratan de implantarse en la ciudad y en qué mejorar». En definitiva, «entender las razones por las que elige un inversor».

El responsable de la compañía alemana Foodpanda ha sido uno de los empresarios foráneos invitados por el Club Málaga Valley a conocer la ciudad y sus instalaciones y ha confesado sentirse «muy impresionado», hasta el punto de afirmar que se abría una  oportunidad para estudiar invertir.

El presidente de honor del club, Javier Cremades, ha declarado que «hay que oír, seguir y respaldar a Garmendia» y se ha centrado en tres ideas: la oportunidad, «porque Málaga puede ser el Silicon Valley de Europa»; el liderazgo y la digitalización.   

Al acto también han asistido el director de Aertec, Antonio Gómez-Guillamón; el embajador de Alemania en España, Peter Tempel; el rector de la UMA, José Ángel Narváez, y el presidente del Círculo Hispano-Alemán, José Luis López Schummer, entre otros.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios