Obras de construcción del FIbic (2012) en el PTA de Málaga
Obras de construcción del FIbic (2012) en el PTA de Málaga - F. Silva
FRAUDE

Fijan el juicio por el fraude millonario en el edificio de Fibic en el PTA de Málaga

El fiscal pide penas de tres años de prisión para los seis acusados, entre ellos el exsecretario general de Universidades de la Junta y el director del Parque Tecnológico

MÁLAGAActualizado:

Será el próximo 11 de diciembre cuando el Juzgado de lo Penal 11 de Málaga celebre la vista oral sobre las presuntas irregularidades en las subvenciones a la Fundación para la Investigación del Bienestar Integral de los Ciudadanos (Fibic). La Justicia tratará de aclarar el supuesto fraude millonario en la construcción del centro de innovación Cibic, edifico dentro del parque tecnológico, cuyo proyecto fue regado con ingentes cuantías de dinero público que ahora se intenta dilucidar donde acabó. La fundación se constituyó en 2007 con la finalidad de construir en unos terrenos del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) en Málaga el citado centro. Recibió varias ayudas públicas de la Junta de Andalucía con unos procedimientos bajo sospecha.

La adjudicación de la construcción del edificio se produjo en diciembre de 2008. En 2010, según la Fiscalía, la Intervención General del Estado realizó un informe financiero sobre la certificación de gastos de Cibic, en el que proponía descertificar el importe de ayudas por la grave situación económica y la paralización de las obras. Sin embargo, en septiembre de 2011, una reunión del patronato constituida por el presidente Felipe Romera, director del PTA, el vicepresidente Francisco Triguero, exsecretario general de Universidades, Innovación y Tecnología de la Junta de Andalucía, y el vocal Juan Manuel Suárez, rector de la Universidad Internacional de Andalucía, acordaron solicitar al gobierno andaluz una subvención excepcional de 11,5 millones de euros. Según el fiscal, parte era para el pago de los reintegros y 4,9 millones para terminar parcialmente el edificio y otros aspectos.

La Fiscalía resalta que Triguero era solicitante y adjudicador de la ayuda. Según la acusación, en diciembre de 2011, la fundación renunció a la subvención reglada, pese a haber cobrado 2,5 millones de euros. Se aceptó la renuncia en una resolución de Triguero y se devolvió el dinero cobrado. También se acordó pedir una subvención excepcional de 15,5 millonesde euros «omitiendo datos», como que el proyecto ya había recibido dinero público antes. «Era la única manera de que la Intervención informara favorablemente a dicha subvención excepcional», afirma la Fiscalía en su escrito, que remarca que la Consejería de Economía informó con disconformidad. Pero en enero de 2012 se permitió la concesión de dicha subvención, tras autorizarse el gasto en Consejo de Gobierno, por el secretario general de Universidades, Francisco Triguero, según el fiscal.

El Ministerio Público asegura que, si Intervención hubiera sabido de otras ayudas, «habría emitido informe de disconformidad por vulneración de la normativa que prohíbe que el importe de la subvención, aisladamente o en concurrencia, supere el coste de la actividad». En este caso, reseña la acusación, la subvención solicitada de 15,5 millones, junto a otras, supondrían 19,4 millones de euros, que superan los 16,9 millones del presupuesto inicial de Cibic.

Por todo esto, la Fiscalía pide tres años de cárcel para Trigero, Romera, Suárez y otros tres acusados por la comisión de un presunto delito contra la Hacienda Pública de fraude de subvenciones. El escrito de la Fiscalía también pide el pago de una multa de 2,5 millones de euros para cada uno en concepto de responsabilidad civil. Los acusados, de ser culpables, debería indemnizar a la Junta de Andalucía con esa cantidad.