Sucesos

La esperanza de la madre del «niño pintor» de Málaga en cinco frases

Antonia Guevara tuvo que acudir este miércoles al juzgado para declarar a su hijo muerto con el fin de desbloquear la herencia de su esposo

Antonia Guevara, a la derecha, entra en los juzgados malagueños / Francis Silva
Antonia Guevara, a la derecha, entra en los juzgados malagueños / Francis Silva

Con el sinsabor de haberse visto forzada a realizar un «trámite desagradable», pero con la misma «esperanza de que algún día vuelva», Antonia Guevara, la madre del David Guerrero, el «niño pintor» de Málaga, acudía ayer a la Ciudad de la Justicia para enfrentarse al duro trance de declarar a su hijo muerto 29 años después de que se perdiese su paradero.

Acompañada por dos vecinas que actuaron de testigos para «ratificar que, desde que desapareció el 6 de abril de 1987, no han tenido más noticias de David», según explicó Alejandro García, uno de los abogados de la familia, Antonia Guevara se enfrentaba a «uno de los tantos momentos difíciles que llevo pasados». Debía dar por muerto a un hijo que aún siente vivo.

Un complicado trance en el que la mujer, a sus 70 años, demostró que tiene intacta la ilusión de reencontrarse con David. Así mostró públicamente su esperanza:

 «Ha habido que dar este paso –la declaración de fallecimiento– porque la justicia nos lo exige, pero ni para sus hermanos ni para mi, lo consideramos fallecido»

 «Nosotros lo sentimos vivo» y «la esperanza continua»

 «David sigue con vida. Esté donde esté, espero algún día tener noticias suyas, aunque hayan pasado 29 años»

«Mientras no se demuestre otra cosa, esperamos que algún día vuelva»

«Hace cuestión de un mes, o menos, tuve que ir –a la Comisaría Provincial– para pedirles la copia de la denuncia que puso mi marido. Allí estuve hablando con el comisario jefe, que me dijo el caso sigue abierto»

 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios