Carmen Marín, durante el juicio que se celebró contra ella en la Audiencia de Málaga
Carmen Marín, durante el juicio que se celebró contra ella en la Audiencia de Málaga - EFE
MALTRATO ANIMAL

Entra en prisión la «exterminadora de mascotas» de Torremolinos

Carmen Marín, condenada a tres años y medio por matar a miles de animales sin control, ingresa en un penal de Madrid

MÁLAGAActualizado:

Ya está entre rejas la primera persona que entra en prisión en España por maltrato animal. Se trata de Carmen Marín, la expresidenta de la protectora Parque Animal de Torremolinos, condenada a principios de este año por exterminar a miles de mascotas de manera cruel, aunque lo que la haya llevado realmente a la cárcel haya sido el delito de falsedad por el que también fue condenada. En total, le cayeron tres años y nueve meses.

Marín, que aún tiene otro juicio pendiente por las cuentas de la protectora, ingresó voluntariamente el pasado jueves en el Centro de Inserción Social Victoria Kent en Madrid, desde donde la enviaron a la prisión de Alcalá de Henares, según fuentes judiciales.

El juzgado de lo Penal 14 sigue tramitando la petición de indulto que ella ha presentado y que será enviado al Ministerio de Justicia en cuanto esté cumplimentado.

La representante legal de la presidenta de la protectora había pedido la suspensión de la pena tras esgrimir varias cuestiones, entre ellas, el padecimiento de varias enfermedades, pero el fiscal entiende que no basta acreditar tener una enfermedad grave.

La acusación pública destaca que es necesario que se acredite que la enfermedad produce padecimientos incurables y que es de la suficiente gravedad como para hacerla incompatible con el cumplimiento de la pena de prisión en régimen penitenciario.

Por todo ello, el fiscal mantiene que la acusada puede cumplir la pena en prisión porque las patologías alegadas no ponen en riesgo ni su vida ni la integridad física y añade que el precepto que permite no entrar es para enfermedades de mucha mayor gravedad e incompatibles con el régimen penitenciario.

El fiscal que llevó el caso, Fernando Benítez, se mostró en todo momento partidario de que Marín ingresara en prisión. Benítez impulsa desde Málaga un cambio normativo que permita endurecer las condenas por maltrato animal, que ahora mismo permiten eludir la cárcel en la gran mayoría de los casos.