Yihadista detenido en Ceuta - ARCHIVO
YIHADISMO

Detenido en Málaga el exmarido de una de las yihadistas más buscadas de Europa

Se le achaca un delito de financiación del terrorismo con envíos por valor de 9.000 euros para pagar el viaje de la mujer y un terrorista palestino a unirse para combatir con Daesh

MÁLAGAActualizado:

Los agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y de la Brigada de Información de Málaga han detenido este lunes a un marroquí de 35 años en la capital de la Costa del Sol. Se le achaca un posible delito de financiación del terrorismo. El hombre, que era residente legal en la provincia andaluza, habría estado mandando dinero de forma periódica para que su exmujer, Fadoua Hassad, pudiera viajar a Siria y se enrolara en las filas del Estado Islámico (Daesh).

La esposa es una conocida, peligrosa y buscada terrorista que amenazó con atentar en España. La investigación se ha desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción 2 en coordinación con la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que han emitido tres Órdenes Internacionales de Detención (OID) contra la terrorista para ser identificada y neutralizada. El hombre fue arrestado en Camino de Suárez, muy cerca de los hospitales Materno Infantil y Civil de Málaga.

Frutero en Málaga

Durante la mañana del lunes, los agentes estuvieron registrando la frutería donde trabajaba el detenido, junto a otro chico, en el 50 de la calle Eugenio Gross de la capital malagueña. El registro se prolongó durante dos horas, el arrestado estuvo presente y en compañía de los agentes, que se llevaron varias cajas de documentación del establecimiento. Participaron una veintena de policías en estas pesquisas.

Hasta el momento, se han practicado dos registros, uno domiciliario y otro del lugar de trabajo del detenido. En la operación también está colaborando la Europol y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) al tratarse de un vínculo con el terrorismo internacional.

La Policía Nacional ha podido constatar que hace dos años (febrero de 2016) la mujer abandonó el país en un vuelo con destino a Grecia. Según la pista seguida por los agentes, interrumpió el trayecto en Turquía, donde se quedó a la espera de poder pasar la frontera de Siria. Mientras aguardaba para enrolarse, la esposa, también de 35 años, fue recibiendo dinero de forma regular por parte de su marido. La Policía asegura que ha llegado a girar hacia Turquía más de 3.000 euros.

Triángulo amoroso

Con este capital remitido, el detenido sufragaba la estancia en Turquía en compañía de un palestino de 25 años, que ella había conocido en internet y que está considerado un mando intermedio en el aparato logístico de Daesh.

La relación entre la mujer y el palestino era conocida por el marido, ya que –según fuentes de la investigación– entre 2015 y 2016 ella había enviado importantes cantidades de dinero a la familia del palestino y financió sus movimientos por Europa. En los mensajes de redes sociales rastreados por los agentes, la mujer se refería al palestino como «marido», pese a que su esposo real estaba en Málaga pagando la fuga belicista.

La mujer regresa

Todo este mecenazgo terrorista provenía del sueldo del arrestado por las autoridades, ya que a la fugada no se conoce ningún empleo. Pese a que el matrimonio estaba interrumpido, el hombre le llegó a enviar 700 euros al mes entre febrero y junio de 2016.

Al cortase los envíos, la mujer regresó a Málaga junto a su esposo, pero –según fuentes de la investigación– en noviembre de 2016 volvió a Turquía, tomando medidas de seguridad para evitar ser rastreada. Los agentes creen que se marchó por carretera a través de Francia para acabar en Italia, donde se reunió con el palestino.

El arrestado por las autoridades conocía la intención de la mujer de no regresar más a su lado. Sin embargo, tras la visita, realizó envíos de dinero a Italia para pagar el viaje, a través de Grecia y de la provincia de Hatay en Turquía, a la frontera con Siria. Desde allí pasaría a las zonas controladas por Daesh.

Atentar en España

La Policía Nacional relata que, para este intento de cruzar a Siria, la exmujer y el palestino recibieron más de 6.000 euros, pese a que el detenido era conocedor de la actividad terrorista que iba a realizar su expareja al convertirse en luchadora extranjera en Siria.

Cuando lograron cruzar, la mujer llegó a entrar en combate y continuó con sus actividades de captación por redes sociales. Se ha constatado que contactó con chicas a las que intentó convencer de unirse a la yihad. El análisis de su actividad en las redes sociales habla de su radicalidad y de una «constante alusión» a cometer atentados en España.