HISTORIA

¿Cuál fue la primera línea aérea que operó en Andalucía?

La historia del aeropuerto de Málaga se inicia en 1919 como escala de una línea entre París y Buenos Aires

¿Cuál fue la primera línea aérea que operó en Andalucía?
CRISTÓBAL VILLALOBOS Málaga - Actualizado: Guardado en: Andalucía , Málaga

En lo que va de año, los aeropuertos andaluces recibieron más de 16 millones de viajeros, superando en un 13% las cifras del año anterior. Con más de once millones, lidera este ránking el aeropuerto malagueño, seguido del sevillano con unos 400.000. Pero ¿cuándo tiene inicio la historia de la aviación civil en Andalucía? ABC fue testigo de la aventura aérea que abrió nuestros cielos al mundo.

Corría el año 1919, recién terminada la Gran Guerra, cuando algunos pioneros se pusieron manos a la obra para poner los inventos desarrollados trágicamente durante la contienda mundial al servicio de los ciudadanos. Este era el caso de los aeroplanos, que entonces podían salvar distancias de varios centenares de kilómetros y alcanzar velocidades entorno a los 120 km/h.

Uno de estos visionarios fue el francés Pierre-Georges Latécoère, que alumbró la entonces temeraria idea de unir por vía aérea París con Buenos Aires. Con este fin, diseñaría en una primera fase una línea que partiría de Tolouse y llegaría a Casablanca, para ello el francés elegiría a Barcelona, Alicante y Málaga como escalas. El primer vuelo sería la prueba de fuego que demostraría la viabilidad del proyecto.

El 9 de marzo de 1919, numeroso público curioso y expectante esperaba en Málaga el aterrizaje del avión pilotado por el teniente Lemaître. Se divisó el aparato, con retraso, sobrevolando el Monte de San Antón, pero los terrenos de La Isla, cerca de La Misericordia, que habían sido designados como lugar de aterrizaje unos días antes, se habían encharcado debido a las lluvias de la noche anterior.

El piloto, tras unos minutos de tensa duda, tomaría tierra en los terrenos del cortijo de El Rompedizo, junto a la carretera de Torremolinos, comenzando la historia de lo que hoy es el Aeropuerto de Málaga.

Tras reposar los viajeros en el cortijo, el vuelo continuó hacia Casablanca. Ya de vuelta de Marruecos, el día 12, volverán a aterrizar en el mismo enclave, llevando al propio Latécoère como pasajero de prueba, que acordará, 7.000 pesetas anuales mediante, el arrendamiento del cortijo.

Tras llegar sano y salvo a Tolouse, los gobiernos de Francia y España autorizarán los vuelos regulares de la nueva aerolínea que empezaría a operar con un Breguet XIV.

La llegada diaria de los aviones de Latécoère convertirá a Málaga en una de las pocas ciudades europeas con servicio aéreo de transporte, dándose a conocer al resto del mundo. En 1920, dos vuelos semanales a Casablanca, y otros dos de vuelta a Tolouse, conectaban Málaga con Alicante y Barcelona al precio prohibitivo de 580 pesetas, por un billete de ida y vuelta. A pesar de los precios, unos 200 pasajeros pasaron por el aeródromo malagueño durante el primer año de funcionamiento de la línea, así como varios miles de kilos de mercancías y de correo francés.

Correo aéreo

Desde el 1 de abril la línea transportará también el correo español entre Barcelona, Alicante y Málaga, siendo el primer y único servicio aeropostal de nuestro país hasta que se pusieron en marcha los servicios postales de la compañía CETA desde Sevilla a Larache.

Por este rudimentario aeropuerto, con un pequeño hangar y dónde los pasajeros eran atendidos en una habitación del antiguo cortijo, pasaron los primeros visitantes ilustres de la futura Costa del Sol, como el rey Alberto I de Bélgica, en octubre de 1921. Si las inclemencias del tiempo impedían el aterrizaje en el aeródromo malagueño, los pilotos se veían obligados a tomar tierra en la playa: Velez-Málaga, Sabinillas o Tarifa fueron testigos de estos peligrosos aterrizajes improvisados en la que pilotos y pasajeros se jugaban el tipo.

En 1927 la compañía Latécoère se integraría en la nueva Compagnie General Aeropostale, antecedente de la actual Air France, que prolongaría la línea de Casablanca hasta las posesiones españolas de Cabo Juby, en el Sahara Occidental, y hasta Dakar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios