Un coche de la Policia Nacional a las puertas del Hospital Regional de Málaga
Un coche de la Policia Nacional a las puertas del Hospital Regional de Málaga - ABC
SUCESOS

Condenan a 20 años de prisión al marroquí que mató a su hermana con una plancha en Torremolinos

La golpeó y la acabó estrangulando con el cable del electrodoméstico tras asaltarla mientras dormía por exigirle que buscara trabajo

MÁLAGAActualizado:

Tuvieron una fuerte discusión, escuchada por los vecinos, y Said CH. esperó tres horas hasta que su hermana Fátima estuvo dormida en la habitación que la mujer le prestaba cuando viajaba a Torremolinos para visitarla desde Marruecos. A las 3.00 horas del 23 de octubre de 2016, cuando Fátima estaba acostada, cogió la plancha, entró en el dormitorio y se abalanzó sobre ella. La golpeó en la cabeza con el referido objeto y la víctima se despertó. Entonces le apretó la boca y el cuello con gran fuerza, sin que Fátima pudiera zafarse, ni repeler el ataque, ni pedir auxilio. Se aseguró la muerte –según la sentencia condenatoria– utilizando el cable de la plancha, que enroscó fuertemente en el cuello de Fátima, estrangulándola hasta que falleció. Por esto, el Juzgado de Instrucción 5 de Torremolinos condena a Said a 20 años de prisión con el agravante de parentesco y el atenuante de confesión. Tendrá que indemnizar con 150.000 euros a cada uno de los dos hijos de Fátima para la reparación del daño moral causado.

Said tenía 48 años en el momento de los hechos y Fátima contaba 52 primaveras. El hombre no tenía antecedentes penales en España. Residía en Marruecos y solía visitar a su hermana en España, bien porque tuviese alguna revisión por su enfermedad –de la cual era tratado en Málaga–, bien cuando iba de viaje a Francia o cuando tenía que realizar alguna gestión en el país. Está probado que pernoctaba con frecuencia en el domicilio de su hermana en Torremolinos. La relación entre ambos era buena, «aunque discutían en ocasiones en sus visitas al pretender la hermana que Said recondujera su vida». Fátima le recriminaba que no buscara trabajo. «Eres un inútil», «No haces nada», «¿Por qué no estás trabajando?», «Tienes que buscar trabajo y ganarte la vida» o «Has perdido muchas oportunidades», son los reproches que recoge la sentencia.

Y en una de las discusiones fue cuando decidió matarla. La noche del día 22 de octubre de 2016, a la hora de la cena, volvieron a pelearse por la situación laboral de Said. Fátima le reprendió la pasividad que tenía por encauzar su vida. Las voces de ambos fueron escuchadas, sobre las tres de la madrugada del día siguiente, por los vecinos del piso superior. Las recriminaciones que recibía de su hermana «hicieron nacer en el acusado la idea de acabar con la vida de ésta», explica la sentencia. Y después de discutir se produjo el asesinato relatado, que acabó confesando.

Una vez finalizada la agresión, Said tapó el cadáver de Fátima con las sábanas de la cama, se cambió de ropa y se marchó de la vivienda. Estuvo bebiendo en varios bares. No estuvo localizado en todo el día. No contestaba a las múltiples llamadas telefónicas que le realizó su sobrino Ismael, ya que lo tenía apagado. A las 20:27 horas el asesino contactó telefónicamente con la Sala Operativa del 091 de la Comisaría Provincial de Málaga.

Manifiestó que había matado a su hermana y que necesitaba ir a la vivienda, porque tenía allí la medicación para la diabetes y no se encontraba bien. Facilitó la localización del piso donde yacía el cadáver, el nombre completo y su localización. En el momento de hacer esta llamada, Said no tenía conocimiento de que la Policía ya tenía noticias de la muerte de su hermana por otra llamada efectuada al 091 por el hijo de Fátima.

Ya se habían iniciado las actuaciones correspondientes para su localización, porque la primera patrulla que se persona en el lugar de los hechos toma declaración al hijo de Fátima y este les dice que «era extrañado que su tío no se encontrara en el lugar». El joven dice a la Policía que Said tenía costumbre de pasar unos días con su madre cada vez que venía a España para tratarse. Finalmente, a las 21:07 es localizado y, al percatarse de la presencia policial, trata de huir sin éxito. Es detenido y vuelve a confesar el asesinato de su hermana.