Municipal

Los ciudadanos pagarán la prueba para el banco de ADN de perros de Málaga

El Consistorio se la abonará a quienes tengan dificultades económicas

La Comisión de Pleno de Sostenibilidad Medioambiental del Ayuntamiento de Málaga dictaminó este martes las enmiendas presentadas por los grupos municipales a la Ordenanza de Bienestar, Protección y Tenencia responsable de Animales, de cara a su aprobación inicial en el pleno que se celebrará en el presente mes de septiembre. Entre muchas otras novedades, esta norma recoge la incorporación del perfil genético (ADN) en la información sobre los perros del censo canino municipal, cuya prueba tendrán que sufragar los ciudadanos

Tras su paso por el pleno, la ordenanza será sometida a información pública  en el mes de octubre, informó el Consistorio, que añadió que asociaciones, colectivos ciudadanos, profesionales y ciudadanos en general interesados en la materia contarán entonces con un plazo de 30 días para realizar aportaciones a este documento, cuya entrada en vigor «hará posible dar un nuevo enfoque al cuidado de las mascotas en Málaga respecto a la normativa que existía con anterioridad, al plantear la protección y el bienestar animal más allá de la mera regulación de su tenencia».

Las alegaciones presentadas durante el plazo de información pública serán estudiadas para pasar, las que se estimen favorablemente, de nuevo al Pleno municipal, que procederá a la aprobación definitiva de la ordenanza a final de año. El texto entrará en vigor al día siguiente de su publicación por el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), lo que podría suceder el próximo mes de febrero, si no se producen retrasos en los trámites previos a la aprobación definitiva.

Según recoge la ordenanza aprobada este martes de forma inicial, los propietarios de un perro empadronado en la ciudad de Málaga tendrán un plazo de seis meses para que el veterinario de su mascota recoja la muestra de sangre necesaria para realizar la identificación de su perfil genético. El Ayuntamiento de Málaga ofrecerá a las personas que se encuentren en una situación de dificultad económica la ayuda necesaria para hacer frente al coste de esta prueba, previo informe de los servicios sociales municipales.

Los datos obtenidos serán incorporados al resto de información que consta sobre cada perro en el Registro Municipal de Animales de Compañía. Asimismo, se proporcionará a la mascota una chapa personalizada, demostrativa de haber realizado esta prueba. 

 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios