Queja

Un bocadillo que chamusca

Bomberos del Infoca que sofocaron el incendio de Archidona se quejan de la escasez y la calidad del avituallamiento

El bocadillo junto a un walkie para que sirva de referencia de su tamaño
El bocadillo junto a un walkie para que sirva de referencia de su tamaño - ABC

De nuevo, durante las tareas de extinción de un complejo incendio; y otra vez, en la provincia de Málaga. Los bomberos forestales del dispositivo del Infoca que durante más de cuatro días han estado luchando con las llamas que consumían un paraje de gran valor ecológico en Archidona han expresado su malestar por el «minúsculo» bocadillo y la escasez de agua que recibieron la jornada del domingo para recobrar las fuerzas y seguir luchando contra el fuego. Una circunstancia que se repitió hace dos veranos en el incendio de los Montes de Málaga, que es «recurrente» y a la que se sumó meses después la entrega de un lote de latas de comida caducadas.

Uno de los miembros de este servicio de extinción de incendios en la provincia malagueña explicó que el avituallamiento del sábado fue adecuado, «con un bocadillo de jamón, tomate y aceite de buen tamaño», pero que el domingo no solo escaseó el alimento, sino que también el agua, que es «fundamental» para rehidratarse tras cada acometida contra las llamas.

«Nos trajeron un bocata minúsculo de queso y tomate, un zumo y una pieza de fruta», explicó un bombero, que agregó que el reparto del agua fue «tres botellas de litro y medio para cada retén –que suele estar compuesto por unas siete personas-».

Las citadas fuentes sí quisieron dejar claro que «a la persona que mandan a comprar la comida no es la culpable, ya que quien tiene que poner los medios es la empresa»; para después reconocer que la situación mejoró notablemente el domingo, «cuando se instaló el puesto de mando». «Entonces pusieron hasta un nevera con hielo para el agua», describieron.

Fuentes de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en el Infoca señalaron que las quejas por el avituallamiento se producen cada cierto tiempo y recordaron que en agosto de 2014 remitieron un escrito a la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya) por las deficiencias en este aspecto. Entonces se quejaron por la falta de agua para los efectivos que sofocaron el gran incendio de los Montes de Málaga. El documento advertía de las complicaciones para la salud que supuso esa situación.

La central sindical solicitó a la Administración que subsane estas deficiencias lo antes posible. Mientras tanto, los bomberos se quejan de que «lo damos todo por la extinción de un incendio, ponemos nuestra vida en juego y recibimos agua templada y bocadillos enanos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios