Boceto del centro comercial proyectado por Intu en Torremolinos
Boceto del centro comercial proyectado por Intu en Torremolinos - ABC
ECONOMÍA

Bloqueo al centro comercial más grande de Andalucía en Torremolinos

La Junta no lo aprueba dentro del PGOU de la ciudad por la falta de informes favorables del Ministerio de Fomento, cuando la empresa promotora acaba de ser absorbida por su gran rival

MÁLAGAActualizado:

El proyecto de Intu en Torremolimos para crear el mayor centro comercial y de ocio de Andalucía no acaba de arrancar. La inversión prometida en la ciudad de 400 millones de euros no se hace realidad. El último escollo es un bloqueo urbanístico. Todo estaba pendiente de la aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) por parte de la Junta de Andalucía. Por fin, el gobierno local anunció que tenía el visto bueno a ese planeamiento, pero refirió una salvedad. El centro comercial no está entre lo aprobado. El PGOU tiene algunas salvedades hechas por el gobierno andaluz y una de ellas corresponde a esta potente inversión para la Costa del Sol.

Según el Consistorio, el documento sobre el urbanismo se encuentra aprobado definitivamente, pero es «necesario subsanar una serie de requerimientos». Hasta entonces no puede procederse a la publicación y registro para que se convierta en el instrumento de planeamiento general vigente del municipio. Uno de esos «requerimientos» está en los sectores de desarrollo comercial, «entre los que se encuentra el futuro centro de ocio Intu» –apunta el gobierno local–. El problema está en torno al nudo del enlace de la autovía, que permanece a la espera del informe favorable del Ministerio de Fomento. El objetivo es evitar tapones, como el que se forma en la salida del kilómetro 222 de la misma autovía en Benalmádena. Fomento trata de subsanar ese problema con un proyecto de 11,2 millones y no quiere que el centro comercial genere otro problema similar.

Hasta que no haya garantías no habrá un informe favorable que permita a la Junta desbloquear la regulación de ese suelo, afectado por ahora por el diseño de los accesos. Las negociaciones sobre los posibles trazados llevan produciéndose un año sin éxito, como remarcó la concejala de Urbanismo de Torremolinos, Maribel Tocón, que mostró las preocupaciones de Fomento sobre «la previsión de un aumento exponencial del flujo de visitantes ante el reclamo que puede suponer el centro comercial». La propia edil aseguró que el Consistorio está a la espera de que Fomento decida cuál es «el mejor acceso posible».

Y a esto se suma la incertidumbre de una absorción. La británica Intu, la promotora de este centro comercial y de ocio, ha sido adquirida por su máxima rival en la bolsa de Londres: Hammerson. La transacción se ha fijado en 3.800 millones de euros, según han informado las compañías. La nueva propietaria se hace en España con los centros comerciales Xanadú, Parque del Principado y Puerto de Valencia. Pero también tendrá que ser la que decida sobre la inversión en Torremolinos, que a priori no corre peligro, pero para la que se deben aprobar unos 400 millones de euros de inversión con el objetivo de atraer al cliente británico, que son el 80 por ciento de los residentes extranjeros en la Costa del Sol.

El centro está diseñado con 8.000 metros cuadrados de espacios multiusos con capacidad para 2.000 personas y más de 23.000 metros cuadrados dedicados a deportes alternativos y la cultura urbana. El centro comercial debe ser una nueva oferta cultural y de ocio con parque temático infantil, circo permanente, el acuario «más innovador de Europa» y espectáculos con juegos de luz y color en el agua. Habrá actividades deportivas, como pista de esquí, «pump track», piscina de olas, túnel de viento, zona de escalada y un área multiaventuras. Todo integrado en más de 65.000 metros cuadrados de zonas verdes públicas. El proyecto recoge una creación de red de agua reciclada para Torremolinos y que el cien por cien de la electricidad consumida sea verde. Intu lanzó una previsión de crear 4.000 empleos directos y 3.000 indirectos, donde algunos de ellos irán en un mercado gastronómico.