ENTREVISTA

Beatriz de Orleans: «La caridad es muy eficaz, pero esos que critican no levantan ni un dedo»

La princesa francesa lleva diez años en Marbella, donde es vicepresidenta de la AECC y presidenta de la asociación nacional de empresarios del lujo Luxury Spain

Beatriz de Orleans en la playa de Guadalmina en Marbella
Beatriz de Orleans en la playa de Guadalmina en Marbella - J.J.M.
J.J. MADUEÑO Marbella - Actualizado: Guardado en: Andalucía Málaga

Beatriz de Orleans (Francia, 1941) es una de las aristócratas más emblemáticas de la alta sociedad marbellí. Es una de las personalidades fijas en todas las galas benéficas, siempre dispuesta a ayudar a los que más lo necesitan. La princesa es «caballero de la Legión de Honor» francesa y lleva una década en la ciudad de la Costa del Sol aportando su granito de arena en diferentes iniciativas caritativas. Es vicepresidenta de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en Marbella. El próximo sábado 5 de agosto, volverá a prestar su imagen en la gala para que haga de llamada para las personalidades que se concentran en el Real Club de Golf de Guadalmina para recaudar fondos contra esta enfermedad. La princesa francesa también rige la mayor entidad nacional de empresarios del lujo, como presidenta de Luxury Spain.

¿Por qué es importante la gala contra el cáncer en Marbella?

Es la forma en la que se puede ser solidario con todas las asociaciones de Marbella del cáncer, porque lo necesitan. Tienen pacientes muy al final de su vida y hay que ayudarlos. Cuentan con muy pocos recursos y hay casos muy duros. He visto a una joven de 24 años con dos niños que no se podía levantar la cama. Esa chica no tenía a nadie para llevar a los niños al colegio y la asociación le ayudaba. Hay que ver los casos para entrar con toda la buena voluntad en una asociación que es autónoma y vive con muy pocos recursos. La gala es la principal fuente de ingresos.

¿Y es fácil encontrar gente solidaria?

Todo el mundo se tiene que mover y que ayudar. Estamos muy instalados en un sillón confortable. Me gustaría que la gente venga o que mande dinero. Tenemos que involucrar a la todas las personas en esto. Me gustaría que, desde los que tienen una mansión a los que poseen una casa humilde, se involucren. Pero siempre tienen una excusa, hasta que entras para ayudar y ves la labor que se lleva a cabo.

¿La gente no conoce la labor que se hace?

Pensaba que todo el mundo sabía lo que se hacía en la asociación, pero no está tan claro. O es que no quieren moverse. Todos conocemos la enfermedad. Está en todas partes. Siempre se conoce a alguien que lo ha tenido o que lo tiene. La reticencia es más a involucrase en una asociación.

¿Qué diría a los que critican este tipo de galas?

Es muy fácil criticar. Es lo más fácil. Se puede criticar a todo el mundo. Pero una gala como esta no se puede criticar porque hay metida mucha gente que trabaja y tardan un año en montarla. Se hace para recaudar dinero. Puede tener una connotación de frivolidad, pero me molesta que la gente critique a quien recauda dinero para ayudar a los demás. Montar una gala es un trabajo titánico para tenerlo todo gratis, hasta los manteles de las mesas no deben tener coste. El sistema de caridad es muy eficaz, pero esos que critican no levantan ni un dedo.

En su otra faceta, como presidenta de Luxury Spain. ¿En qué punto está el sector del lujo?

El lujo va fenomenal. Hay miles de personas que trabajan en este sector. Es muy fácil de criticar el lujo también, cuando no se sabe cuántos profesionales trabajan en la piel, los coches, las joyas... El lujo es una industria sobre lo que no necesitas para vivir. El pequeño plus. Todo el mundo quiere vivir mejor, tener un coche un poco mejor, la mejor televisión o un iPad. Todos queremos una camisa impecable e ir a más en la vida. El lujo hace soñar, por eso en la alta costura están las chicas más guapas del mundo. Es una industria que hace soñar y evolucionar a las personas.

¿Está el lujo peleado con la masificación?

No. Antes había muy pocas personas que se podían vestir de alta costura, ahora gracias a la democratización de la moda todas las chicas, que no tienen tanto dinero, van divinamente vestidas. Hay una evolución cultural en los últimos 30 años en España. Antes en los pueblos las chicas estaban mal vestidas y con el pelo sucio de trabajar en el campo, ahora son guapas y tienen un pelo estupendo.

¿Se ha depreciado el lujo con la ostentación de los rusos o los árabes en lugares como Marbella?

Siempre hubo nuevos ricos. Lo importante es que los jóvenes acceden a los productos de lujo. Hay que mirar a la chica que con su primer sueldo guarda un poco de dinero para comprar algo de Channel o Dior. El lujo no son los nuevos ricos, que siempre los hubo. Ahora son los rusos o los árabes, pero antes fueron otros. Cambian de continente y de color, pero el lujo es la excelencia de algo que está muy bien hecho y con buen gusto. Según la evolución de cada país, ese hecho, se sabe apreciar. Esto se ve cuando un chico ahorra con sus salarios para comprar una chaqueta de Dolce&Gabbana.

Lleva una década en Marbella. ¿Cómo ha cambiado «sociedad» marbellí?

Tiene una evolución positiva. Marbella me divierte porque siempre se dice que está acabada y es mentira. Ahora hay gente que no estaba hace 20 años. Es una sangre nueva que hace cosas diferentes, como una renovación. Es una ciudad muy europea, con menos rusos, y que está experimentando un cambio positivo.

Toda la actualidad en portada

comentarios