ARCHIDONA

Libertad «localizada» para la madre que se fugó con sus hijas en Archidona

Carmen Palomino declaró en el juzgado del municipio malagueño, y sus hijas serán entregadas a su padre en la tarde de este lunes por un intermediario

MÁLAGAActualizado:

Carmen Palomino estaba en busca y captura desde el pasado 14 de agosto, pero este lunes por la mañana todo acabó. La madre se había fugado con sus dos hijas cuando debía entregarlas a su padre de nacionalidad griega y denunciado por malos tratos. Ambos están separados y habían vivido en Archidona (Málaga), localidad de donde es natural la madre de las niñas. El pasado 28 de julio las menores, de cinco y siete años, debían estar con su padre en cumplimiento del régimen de visitas. Eso no sucedió. Palomino y sus hijas no acudieron a la cita.

El progenitor denunció el incumplimiento ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Archidona (Málaga) y este emitió una requisitoria de busca y captura que acabó este lunes. El caso recordaba al de Juana Rivas en Granada, pero tras saltar a la prensa la madre compareció ante la Justicia en la primera jornada hábil.

La mujer de 41 años de edad debía ser llevada ante la juez acusada de un delito de sustracción de menores, por el que declaró «en calidad de investigada». No hizo falta una detención, porque la propia Palomino se presentó en la mañana del lunes de forma voluntaria. Según confirma el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), a la madre se le tomó declaración y tuvo que informar del paradero de las dos hijas del matrimonio extinto. Según apuntaron fuentes del caso a ABC, las niñas se encontraban con los abuelos maternos mientras Palomino respondía ante la Justicia.

La madre y las niñas han estado en paradero desconocido más de un mes y, tras prestar declaración ante la juez, el representante del Ministerio Fiscal y los dos letrados de los padres, la magistrada decidió dejar sin efecto la requisitoria y ordenó su localización y presentación en sede judicial. Carmen Palomino está libre, pero debe estar localizada. «No he secuestrado a mis hijas», afirmó Palomino a la salida del juzgado, quien aseguró que se había «enterado por los medios de comunicación» de todo lo que estaba sucediendo y argumentó que no ha recibido «ninguna notificación».

«Las niñas están muy bien, porque desde pequeñas se han criado conmigo, su padre viene cada dos o tres meses durante una o dos semanas», remarcó Palomino. Según el TSJA, las dos partes en conflicto mantienen conversaciones, a través de sus representantes legales, para acordar un régimen de visitas para el padre. Por su parte, el abogado del padre confirmó que en la tarde del lunes las menores serían entregadas a su progenitor a través de un intermediario. La expareja no puede hacerlo personalmente porque existe una orden de alejamiento sobre el padre por una denuncia de malos tratos.

El pasado 30 de mayo, Carmen Palomino denunció a su expareja por violencia de género. Según el TSJA, el Juzgado de Archidona sigue tramitando la citada denuncia, en virtud de la cual se dictó la orden alejamiento. Según informaron fuentes cercanas al caso, tras registrase la acusación por malos tratos la juez escuchó a la mujer, a su expareja y a varios testigos de la relación. Fue la Fiscalía la que pidió una orden de protección para la mujer. Posteriormente, la autoridad judicial escuchó el pasado 31 de julio la declaración de otro testigo, que fue aportada a la investigación de los hechos denunciados por Palomino y que siguen en instrucción.

Como confirman a ABC fuentes cercanas al caso, la madre se encuentra en dependencias judiciales prestando declaración por su ausencia. Las mimas fuentes explican que las dos hijas se están con los abuelos maternos, mientras la madre está dando las explicaciones pertinentes ante la Justicia en lo que se ha conocido como el «nuevo caso Juana Rivas» en Málaga.