Templo de la Victoria en el barrio al que da nombre
Templo de la Victoria en el barrio al que da nombre - G. MAPS
PARODIA

El 155 llega a la república ficticia de Málaga

La parodia tuitera del secesionismo catalán en el barrio de la Victoria también vive su propia aplicación del orden constitucional

MÁLAGAActualizado:

La República de la Victoria ha sido abolida. La independencia del barrio de la Victoria ha sido anulada. «Malagueños de la barriada de La Victoria, parte del Distrito Centro. A partir de las 00.00 horas queda cesado el govern victoriano. El orden constitucional malacitano vuelve al arrabal para preservar el estado de derecho», anunciaron los dirigentes de la República Victoriana el pasado sábado por la noche. La parodia malagueña del «procés» catalán también sufre la aplicación del artículo 155 de la Constitución. En la mañana del domingo, el tradicional buenos días oficial republicano se hacía desde «la Casona del Parque» –nombre popular que recibe el Ayuntamiento de Málaga– y no desde el Santuario de la Victoria, templo de la patrona de la ciudad en el corazón del barrio de La Victoria.

La situación es complicada para los líderes independentistas. Según el comunicado oficial, el Fiscal de Málaga acusa de «sedición y de echar limón al pescado» al presidente de la república (@malakahin). También ve indicios de «rebelión y de peinarse demasiado bien» en los actos de consejero de Decoración de Interior (@LaMalagaModerna). Por último, se le imputa «prevaricación y no ser del barrio» a José Andrés García (@joseandre_73), otro de los líderes secesionistas.

Pese a que no se suspendió la misa de las 12.00 horas del domingo, los miembros del gobierno victoriano no pudieron entrar «en el Montana ni a pedir una tapa». Además, el distrito centro, tomó medidas tajantes para que no hubiera conatos de revuletas y mandó a las fuerzas de seguridad para sofocar los ánimos ante la intervención. «El autobús rojo de turismo estará cargado de policías locales aparcado en calle Cristo», aseguraba de forma oficial la exrepública victoriana. AnaTe (@LaAnate) desveló como el Distrito Centro preparaba las centurias romanas para la invasión y el gobierno republicano comenzó a derogar algunas de sus legislaciones. «Anunciamos paro biológico en la pesca de la almeja. Solo se consumirán almejas italianas. Trabajamos por la normalidad», comunicó.

Finalmente, se pidió colaboración con las autoridades para evitar disturbios en las calles de la barriada. «Están para velar por su seguridad», señalaba la exrepública, que llamaba a no tomar medidas contra la implantación del orden constitucional. «Hemos detectado a vecinos echando la basura fuera del plazo establecido por el glorioso ayuntamiento», desveló el gobierno cesado, al que se le han destapado algunos apoyos desde Rusia. El diario centrista «OKVictoria» desveló el domingo que «el Centro de Ciberseguridad de la Gran Málaga detecta una actividad inusual de servidores localizados en Rusia». «Se trata de búsquedas masivas de palabras como almejas, salteadas, manojito, gazpachuelo, achuchapla o "llenaahí"», apuntaba este medio.

La supresión de la república llega después de un día tenso en el que los «distriters» sumaron fuerzas con los «black fraiders» para colapsar la cuidad. Las tensiones aumentaron con el encendido del alumbrado navideño en La Victoria antes que en calle Larios. Al final, se produjo una reunión de urgencia del «consell» y, tras un desmentido de aplicación del 155 por parte del Distrito Centro en el que se decía que la república era «un hecho ineludible», se denunciaron los ataques contra la libertad de expresión que se estaban produciendo. «Esperamos que Omnium Chupirital y la Asamblea Victoriana puedan contactar en breve con el «consell». El bloqueo informativo operado sobre La Vanguardiola es un atentado a la libertad de información, básico en una democracia», denunciaban.

Mientras tanto, los rumores de huida del «govern» se volvían fuertes. «Desmentimos tajantemente las noticias que sitúan a miembros del «consell» de Gobierno fuera del territorio de la República. Si han salido es porque tenían que hacer unos mandados», aseguraba la república en un comunicado oficial, antes de reconocer la intervención y el fin de la aventura independiente. «La intervención ha sido ilegítima y en este momento desconocemos su alcance. Hemos solicitado supervisión de las más altas instancias internacionales», concluyeron.