Francisco Javier Gómez Sevilla, ex alcalde socialista de Huesa.
Francisco Javier Gómez Sevilla, ex alcalde socialista de Huesa.
Entrevista

El ex regidor de Huesa: «Casi todos los alcaldes de España han hecho lo que yo»

Francisco Javier Gómez Sevilla, condenado a 3 años y 2 meses de cárcel, aclara que no se ha lucrado

JaénActualizado:

Francisco Javier Gómez Sevilla, ex alcalde del municipio jiennense de Huesa, condenado por el Tribunal Supremo a 3 años y 2 meses de cárcel por falsedad documental tendrá que ingresar en prisión antes del próximo 27 de noviembre tras denegar el consejo de ministros el indulto parcial solicitado por su defensa. Gómez admite que contaba con que el Gobierno accediera a su petición porque ni ha malversado ni se ha lucrado con dinero público.

¿Confiaba en el indulto?

Por supuesto. La decisión del consejo de ministros es un jarro de agua fría, una pesadilla. Estaba convencido de que me daría el indulto, de que sería solidario. Me ha dejado helado, descolocado, porque mi acto no hizo mal a nadie. No hay malversación de fondos públicos ni lucro personal ni ajeno, simplemente cometí un delito administrativo porque gasté el dinero de una obra en otra y contabilicé el gasto en la primera. Por eso, la Audiencia Provincial de Jaén me condenó tan sólo a seis meses de inhabilitación.

El Supremo incrementó sustancialmente la pena. ¿Entiende la dureza de la sentencia?

En absoluto. No sé si soy un cabeza de turco, pero lo cierto es que me ha tocado una época rara y compleja para ejercer la política. Mi caso es especial porque se ha interpretado la ley de una manera rigurosa. Es una sentencia desproporcionada e injusta. Sin embargo, los fallos de la Audiencia y del Supremo aclaran que no me he enriquecido ni he favorecido el lucro de nadie. El dinero fue invertido en obra pública y generó trabajo a personas que, gracias a las peonadas, pudieron después cobrar el subsidio agrario. Por eso, confiaba en el indulto.

Dice que actuó movido por el bien de su pueblo, ¿lo haría de nuevo?

Obviamente, no, dadas las consecuencias, pero insisto: cuando tuve que tomar una decisión a favor de mi pueblo, la tomé, para que no saliera perjudicado. Además, lo que yo he hecho, lo han hecho casi todos los alcaldes de España de todos los partidos, que no buscan enriquecerse, ni burlar a la ley, sino beneficiar a su municipio.

¿La sentencia es un aviso para navegantes?

La sentencia ha sentado un precedente peligroso que hará que a partir de ahora muchos alcaldes que trabajan sin lucrarse por el bien de sus municipios, que están al servicio de ellos, se planteen si merece la pena seguir en política.

¿Qué opinan sus vecinos?

Tengo el cariño de mi pueblo, que sabe que la política no me ha enriquecido. Lo evidencia mi forma de vida y lo evidencia mi patrimonio, precisamente porque no lo tengo.

Sin embargo, fue una parte de su pueblo la que sentó en el banquillo.

He sido víctima de una venganza de varias personas, encabezada por un ex trabajador del Ayuntamiento cuya plaza se amortizó para reducir los gastos del consistorio, ya que cuando conseguimos la alcaldía tuvimos que hacer frente a una deuda de 3 millones de euros. Él y otros que tenían cuentas pendientes conmigo se las han cobrado.