Sociedad

Polémica por los destrozos ocasionados en un barrio de Jaén por el botellón de Nochevieja

El Ayuntamiento arguye que la intervención policial habría generado graves incidentes

Estado de la plaza de San Ildefonso durante el botellón de Nochevieja.
Estado de la plaza de San Ildefonso durante el botellón de Nochevieja.
JAVIER LÓPEZ Jaén - Actualizado: Guardado en: Jaén

El barrio de San Ildefonso está formado por un manojo de calles antiguas que desembocan en la plaza de la basílica menor que da nombre a esta emblemática zona el casco histórico de Jaén. Tanto el templo como la plaza han sido objeto de actos vandálicos durante la celebración de la Nochevieja tras concentrarse centenares de jóvenes en esta zona de la ciudad para ingerir bebidas alcohólicas. El saldo del improvisado botellón (mobiliario urbano destrozado, basura esparcida e incluso la utilización del templo como urinario) se ha convertido en objeto de polémica política.

El secretario local del PSOE y portavoz municipal de este partido, Manuel Fernández, achaca los hechos a la falta de autoridad del equipo de gobierno popular. En concreto, el dirigente socialista considera que los destrozos ocasionados por ciudadanos incívicos se derivan de la falta de vigilancia y de la mala gestión política de la situación. Fernández aclara que el botellón no se ha circunscrito al barrio de San Ildefonso durante la Navidad, sino que se ha llevado a cabo también en otras zonas céntricas, lo que atribuye a una relajación municipal que repercute negativamente en la conservación del patrimonio y la tranquilidad de los vecinos.

Precisamente, la vecindad se ha quejado del deterioro causado por los vándalos en uno de los barrios más emblemáticos de la ciudad, cuya arquitectura religiosa le convierte en uno de los atractivos turísticos de la ciudad. De su indignación ha dado muestras en las redes sociales, vía utilizada para lamentar que se haya permitido el desorden. Además, de aludir a la falta de respuesta policial, los vecinos cuestionan el nivel cívico de los participantes en el botellón, algunos de los cuales han esparcido por la plaza bolsas, vasos y botellas de vidrio durante la madrugada de Nochevieja. Los residentes se muestran especialmente críticos con quienes han roto maceteros que forman parte del mobiliario municipal y con quienes han usado la hermosa fachada del templo renacentista como mingitorio.

El equipo de gobierno, por su parte, sortea el aluvión de críticas con el argumento de que una intervención policial durante la Nochevieja habría generado un problema mayor del causado por los vándalos. Al respecto, el concejal de policía local, Juan Carlos Ruiz, que respalda la decisión de la fuerza de seguridad, está convencido de que una acción represiva habría generado graves incidentes.

En respuesta a la denuncia de pasividad policial, el edil popular centra la réplica en su adversario político y evita contestar a la ciudadanía. Así, considera lamentable que el grupo municipal socialista cuestione la labor de los agentes del orden, al tiempo que exige al principal partido de la oposición el máximo respeto para la policía, cuerpo que, según aclara Ruiz, ha llevado a cabo durante la Nochevieja numerosas actuaciones que han sido resueltas, a su juicio, de forma excepcional. Destaca en concreto la exitosa vigilancia llevada a cabo para impedir que se celebraran fiestas en locales sin autorización administrativa, así como la apertura de actas por incumplimientos de horarios. También cita las diligencias abiertas por delitos contra la seguridad del tráfico y el auxilio a personas que requirieron la presencia de la policía.

En la polémica ha terciado también el concejal no adscrito Iván Martínez, que recuerda a partidos políticos que ahora critican los destrozos que en su día votaron en contra de la moción presentada en el pleno del Ayuntamiento de Jaén para eliminar el botellón en el municipio. El edil, que se presentó a las elecciones en la candidatura de Ciudadanos, aclara que lo ocurrido es la consecuencia natural de permitir administrativamente esta práctica. Con todo, hasta ahora el botellón se ha llevado a cabo con autorización municipal en el recinto de la institución ferial, situado fuera del casco urbano, sin que se hayan generado en este espacio incidentes notables, a pesar de que en determinadas épocas del año participan miles de jóvenes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios