El fuego avanza hacia la población de Segura de la Sierra - ABC
Sucesos

El incendio de Segura obliga a desalojar a 270 personas y a cerrar cuatro carreteras

El infoca moviliza 200 bomberos y 20 medios aéreos para combatir las llamas en pleno corazón del Parque Natural de Cazorla

JaénActualizado:

El incendio que devasta el paraje del río Trujala, situado en el corazón del parque natural de Cazorla, Segura y las Villas, se mantiene activo a pesar del intenso trabajo desarrollado durante la noche por 200 bomberos forestales que lo combate. En la mañana de este viernes se incorporarán escalonadamente 20 medios aéreos en las labores de extinción, cuatro de ellos enviados por el Gobierno central. La intensidad de las llamas ha obligado a evacuar 270 personas, la mayoría turistas alojados en establecimientos ubicados en los parajes más relevantes del mayor espacio protegido de España. También han sido cortadas al tráfico cuatro carreteras.

El propio dispositivo de prevención y extinción de incendios forestales (Infoca) ha calificado de dura la primera noche del incendio, en la que los bomberos han intentado cercar al fuego para que las llamas no se aproximasen a núcleos de población. Precisamente, al objeto de evitar daños personales, han sido desalojadas personas de la aldea de Moralejos, campamento de río Madera, centro de la oveja segureña, campamento juvenil Los Negros, campamento Garrote Gordo, aldea La Fragua y alojamientos rurales La Capellanía. Un centenar de personas ha precisado realojo. El resto, al tratarse de segundas residencias, ha vuelto a sus casas o ha pernoctado en viviendas de familiares. Los realojados permanecen en el complejo municipal de Segura de la Sierra, espacio en el que se ha ubicado al grupo de scouts que estaba en el Campamento Juvenil Los Negros. A otro municipio, Santiago Pontones, se han desplazado a algunas usuarios del campamento de Garrote Gordo.

La Junta de Andalucía mantiene el nivel uno por la magnitud del incendio, que comenzó en torno a las 19 horas del jueves, día 3 de agosto. La posibilidad de que el fuego se extienda y afecte a personas que no están relacionadas con la extinción explica la catalogación del siniestro, cuyas llamas se aproximaron a Segura de la Sierra, el núcleo de población más importante del enclave, donde se adentró la humareda, que era perceptible desde lugares tan lejanos como Siles, situado a casi 30 kilómetros de distancia por carretera. El humo también fue observado desde Yeste, donde un incendio ha devastado ya 4.000 hectáreas.

El esfuerzo desarrollado por los efectivos del Infoca es valorado por los habitantes de la sierra, algunos de los cuales critican, no obstante, la gestión medioambiental de la Junta de Andalucía. Lamentan en concreto el excesivo proteccionismos de los parajes naturales, que impiden que se lleven a cabo las tareas de limpieza que requieren la superficies arboladas para que, en caso de incendio, el suelo no se convierta en un acelerante de las llamas por la excesiva presencia de piñas y maleza. En este sentido, un empresario de la zona resalta que a la Junta de Andalucía le viene bien imponer la tesis ecologista porque se ahorra dinero en el mantenimiento del monte.