Cultura

Un cartel de Joaquín Sabina atornillado a un monumento desata la polémica en Úbeda

El PP presentará una denuncia y la alcaldesa asegura que los orificios son antiguos

Cartel de la exposición de Joaquín Sabina atornillado al hospital de los honrados viejos.
Cartel de la exposición de Joaquín Sabina atornillado al hospital de los honrados viejos.

Un cartel atornillado a un monumento municipal patrimonio de la humanidad de Úbeda es el soporte de la denuncia que presentará el PP contra el Ayuntamiento por deteriorar presuntamente el hospital de los honrados viejos del Divino Salvador, un edificio del siglo XVI cuya fachada, trazada por Andrés de Vandelvira, ha sido taladrada. Sobre los agujeros se ha adosado el cartel de la exposición Garagatos, obra pictórica del cantautor Joaquín Sabina, que ya ha sido retirado.

El portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Úbeda, José Robles, califica de aberración que se haya taladrado la fachada de este monumento, que forma parte de la plaza Vázquez de Molina, conjunto arquitectónico cumbre del renacimiento andaluz. Para el dirigente popular el equipo de gobierno socialista ha cometido un atentado contra el patrimonio, por lo que presentará una denuncia ante los organismos pertinentes.

El cartel, de grandes dimensiones, está sujeto por 18 tornillos, si bien el portavoz popular admite que no se ha taladrado un número de agujeros equivalente sobre los sillares de la fachada. Tan sólo algunos. La alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, del PSOE, le corrige a la baja: "No se ha realizado ningún nuevo agujero". La regidora aclara que para atornillar el cartel de Joaquín Sabina se han aprovechado 4 orificios abiertos con anterioridad, que ya han sido cerrados.

"Eso no es cierto", replica Robles, quien le pide al grupo socialista que presente pruebas. Se daría por convencido, añade, con que el equipo de gobierno le muestre una fotografía que refleje que en la fachada se adosó anteriormente otro cartel exactamente de las mismas dimensiones que las que tiene el que promociona la exposición del cantautor ubetense. "Sería demasiada casualidad", apostilla.

Antonia Olivares explica al respecto que si el cartel cuadra a la perfección con los orificios es porque se tuvo en cuenta su ubicación en los sillares la hora de realizar la lona para que encajara. Añade, además, que los agujeros ya estaban en la fachada durante el pasado mandato municipal, cuando el alcalde de Úbeda era precisamente José Robles, al que acusa de deteriorar la puerta del monumento, que también data del siglo XVI, al poner sobre ella una placa en su etapa de regidor ubetense.

La polémica ha desbordado el ámbito político. La asociación Úbeda por la cultura también ha denunciado el deterioro al patrimonio causado por el cartel de la exposición de Joaquín Sabina. Uno de sus dirigentes, que se define como admirador del cantautor, afirma en la página de Facebook del colectivo que se ha cometido un delito contra el patrimonio histórico. Y a un internauta que le afea que no fuera tan reivindicativo en la etapa de gobierno del PP le recuerda que el colectivo siempre ha denunciado las tropelías en esta materia con independencia de la formación política gobernante.

Sabina, víctima colateral

En la disputa política generada por el cartel de una exposición de Joaquín Sabina atornillado a un monumento patrimonio de la humanidad el cantautor es una víctima colateral relativa: no hay que descartar que en el fondo de la gresca subyazca también la difícil relación de una parte de la población ubetense con su paisano más ilustre.

Aunque la mayoría de los ubetenses está orgullosa de compartir cuna con el autor de 19 días y 500 noches, la decisión de otorgarle la medalla de oro de la ciudad no ha recibido el visto bueno del conjunto de la población. De hecho, por primera vez la propuesta para la concesión de este galardón no ha sido aprobada de forma unánime de los grupos: votaron afirmativamente PSOE, IU y PA y 2 de los 7 concejales del grupo popular.

La alcaldesa socialista, Antonia Olivares, lamenta que el PP no tenga en cuenta la aportación de Joaquín Sabina a la ciudad, pero José Robles dice que no es para tanto. En este sentido, aclara que tras un reciente acto de homenaje que le brindó su municipio, el cantautor y la regidora cenaron en un restaurante de Baeza en lugar de hacerlo en Úbeda.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios