Instituciones Penitenciarias

Bódalo actúa como un antisistema en la cárcel de Jaén, según los sindicatos

Aseguran que casi ningún recluso quiere compartir celda con el dirigente campesino

Andrés Bódalo, durante un mitin de Podemos
Andrés Bódalo, durante un mitin de Podemos - ABC

El dirigente campesino Andrés Bódalo, encarcelado por agredir a un concejal socialista, es un inadaptado con quien casi ningún recluso quiere compartir celda. Así lo aseguran los sindicatos ACAIP, CSIF y UGT, los cuales acusan a este dirigente de Podemos de amenazar y coaccionar a un funcionario. Las centrales replican así al SAT, que denuncia una persecución contra su militante, en huelga de hambre por esta razón desde el 4 de noviembre. 

«Es del todo falso que exista cualquier tipo de persecución, vejación o amenazas de parte de los funcionarios que forman parte de la plantilla del centro penitenciario de Jaén sobre el interno Andrés Bódalo», aseguran los sindicatos, que denuncian que el interno ha demostrado su total inadaptación al módulo de respeto en el que se encuentra, según consta en varios informes de los funcionarios.

En los módulos de respeto el interno recibe un tratamiento integral para la consecución de la total reinserción de los mismos, por lo que se basa en hábitos de convivencia entre los propios internos, lo que incluye el orden en las actividades del módulo, la limpieza de las zonas común y el respeto mutuo. Frente a estas normas de convivencia el interno Andrés Bódalo mantiene una actitud antisistema ante el resto de internos, aseguran.

En cuanto al motivo del expediente contra Bódalo, explican que cuando hace 4 meses Bódalo solicitó cambio de celda, un funcionario le informó de la imposibilidad por no existir celdas disponibles. Le recordó, además, que estaba incluido en el protocolo de prevención de suicidios, por lo que tiene que estar en todo momento acompañado. Su respuesta fue desproporcionada, según los sindicatos. Le dijo lo siguiente: «Usted me tiene que cambiar de celda esta noche o pueden pasar hechos muy graves y ser el único culpable», «la situación es irremediable y su obligación es evitar que ocurran hechos trágicos como en el módulo 4» o «Estoy en el módulo de respeto y tiene la obligación de cambiarme y le aviso que puede ocurrir cualquier cosa desagradable».

Tras incoársele un expediente disciplinario por falta grave, la comisión disciplinaria condenó a Bódalo a 30 días de privación de paseos, de los que cumplió solo 15 días. La sanción solo repercute en una reducción del tiempo de patio durante la tarde de apenas 2 horas, por lo que es incierta, puntualizan, la acusación de que haya sido trasladado a una celda de aislamiento, como denunció el SAT. 

Respecto a la acusación sobre la supuesta declaración del funcionario advirtiénde delante de su hijo de que lo iba a "pasar mal", las centrales aclaran que los funcionarios de vigilancia 1 no tiene contacto con los familiares de los internos, al ser la encargada otra área distinta, por lo cual deducen que Bódalo intenta con esta declaración desprestigiar la profesionalidad del colectivo de trabajadores de la cárcel. 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios