Sucesos

La Policía investiga dónde se produjeron los supuestos abusos en un colegio de Aljaraque

Personal del centro y de las empresas contratadas prestan declaración mientras aumentan las posibles víctimas

La Policía Nacional, encargada de la investigación de un caso de supuestos abusos sexuales a menores en el Colegio El Puntal de Bellavista (Aljaraque) por parte de un empleado del servicio de limpieza, está tomando declaración a personal interno y externo del centro para poder determinar dónde se produjeron los presuntos abusos.

Desde que saltara el caso, tras la detención y puesta en libertad del limpiador hace casi dos semanas, a raíz de la denuncia de los padres de un menor, han desfilado ante los investigadores tanto profesores y monitores del centro como personal externo, perteneciente a la empresa que lleva el comedor –contratada por la Junta- como la que se encarga de las actividades extraescolares.

La Policía trata de determinar la veracidad de la denuncia inicial, a la que se han sumado otras aumentando así el número de supuestas víctimas, y averiguar si los presuntos abusos se produjeron en el colegio o no.

«Si me preguntas si es posible que un adulto, en esa franja horaria, entre en contacto con uno de los niños, sí es posible», afirma el director de El Puntal, Enrique Jabares, tras lamentar la situación que están atravesando los escolares y sus padres. «Entiendo que las familias no puedan estar tranquilas pero tenemos que esperar los resultados de la investigación policial», manifestó.

El limpiador detenido, sobre el que pesa una orden judicial de alejamiento del colegio, había sido contratado a finales del pasado verano para pocos meses, a través de un programa de exclusión de la Junta-, y desarrollaba su trabajo a partir de las 14.00 horas, fuera del horario lectivo.

A partir de esa hora, entre las 14.00 y las 16.00 horas, permanece activo el servicio de comedor (externo), y desde ahí hasta las 18.00 horas se desarrollan las actividades extraescolares, a cargo de una empresa de servicios. En estas horas es cuando tres empleados del servicio de limpieza, dependiente del Ayuntamiento, llevan a cabo el trabajo en el turno de tarde, en el que estaba el detenido y se baraja que sea precisamente en este tiempo cuando aprovechara para acercarse a sus supuestas víctimas.

La denuncia se ha hecho notar no sólo en las protestas por falta de información por parte de los padres de los escolares del centro sino también en el servicio de comedor, donde se han producido bajas en la última semana. «Han dejado de ir algunos alumnos», confirma el director, ausencia que se limita solo al comedor, no a las clases, que funcionan con normalidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios