Los hechos se remontan al año 2015
Los hechos se remontan al año 2015 - ABC
Tribunales

Piden tres años de prisión para el vigilante que puso una cámara en los aseos de la Junta

Por ocho delitos contra la intimidad, según la acusación de la Fiscalía de Huelva

HuelvaActualizado:

El vigilante de seguridad de la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta en Huelva, detenido en junio de 2015 por colocar una cámara en uno los aseos del edificio –el que se ubica en la entreplanta- será juzgado por hasta ocho delitos contra la intimidad, por los que la Fiscalía le solicita una condena de tres años y cuatro meses de cárcel.

El caso, investigado por el Instrucción 1 de Huelva, se destapó cuando la cámara fue descubierta por una limpiadora en una trampilla, tras darse cuenta de que estaba mal colocada y, al tratar de encajarla, observó que había un dispositivo escondido, alertando a los responsables de la Delegación.

Según la versión de la acusación pública, el ya acusado la encuadró presuntamente para que captase las imágenes del inodoro y lavabos, dejándola activada y funcionando, de modo que estuvo grabando a cualquier persona que hiciera uso de los baños, con el propósito –subraya- de atentar contra la intimidad de quienes los utilizase.

De hecho, logró captar imágenes de varias personas utilizando el aseo para «actividades de indudable carácter íntimo», delitos por los que tendrá que responder.

El vigilante fue detenido en el verano de 2015 y puesto en libertad con cargos, bajo fianza de 3.000 euros, y se le impuso además una orden de alejamiento de la Delegación del Igualdad.

Según testimonios de algunos trabajadores, el acusado llegó a decir a compañeros del departamento que de esta forma pretendía descubrir a la persona o personas que utilizaban el baño para fumar, en lugar de hacerlo en la calle.