La Virgen del Rocío - M. A. J.
PEREGRINACIÓN EXTRAORDINARIA

Multitudinaria y apacible jornada de peregrinación a El Rocío este fin de semana

Cientos de romeros toman las calles de la aldea libres de vehículos y aprovechan para disfrutar de un día de sol y paseos a caballo

EL ROCÍOActualizado:

La normalidad ha sido la tónica dominante en El Rocío en la primera de las jornadas dedicadas a la peregrinación de las hermandades de Pilas, Triana, Villanueva del Ariscal y la onubense Gibraleón, una peregrinación que cada año concita una mayor cantidad de romeros y que por este mismo motivo, ha obligado a los sucesivos Gobiernos municipales de Almonte a tomar medidas especiales para garantizar la seguridad y los servicios básicos a una población que se multiplica varias veces. En esta ocasión la novedad más llamativa y no exenta de polémica ha sido la prohibición de aparcar en todas las calles y callejones de la aldea, y ha sido esta medida precisamente la que ha arrojado la imagen más significativa de esta peregrinación extraordinaria: calles tranquilas y una multitud de caballistas paseando apaciblemente desde bien temprano; carros y charrets y remolques cargados con enormes grupos de peregrinos desplazándose de un lado a otro del Rocío en medio de un ambiente animado.

Así se ha desarrollado a grandes rasgos el sábado de la erróneamente llamada en algunos ámbitos como «Candelaria de Triana», - por coincidir antaño la peregrinación de esta hermandad con la auténtica Fiesta de la Luz, que será protagonista en El Rocío el fin de semana próximo-, de la que se espera que concentre en la aldea almonteña a alrededor de 200.000 personas.

Las largas colas en las entradas de las cuatro bolsas de aparcamientos habilitadas por el Consistorio de Almonte que fueron protagonistas durante todo el viernes y que crisparon el ambiente previo de la peregrinación se han limitado hoy a algunos momentos muy puntuales de la mañana, si bien es cierto que la presencia de la Guardia Civil en los accesos del Rocío contribuyó a ordenar el ingreso de los romeros que iban llegando a la aldea. La circulación sí está permitida en prácticamente todo el núcleo, por lo que ha sido posible en todo momento acceder a las casas para descargar enseres o llevar a las personas que estén más limitadas en su movilidad, aunque cabe destacar que no ha sido llamativo el número de vehículos que han transitado este sábado por las calles del Rocío.

Sí que lo eran los numerosos caballistas que preparaban sus monturas en los callejones de servicio de la aldea para aprovechar una jornada que ha invitado a pasear, como también era muy nutrido el grupo de devotos que asistía a mediodía a la misa en el Santuario en un ambiente de mayor intimidad y recogimiento gracias a la presencia del nuevo cancel, un factor que era puesto de relieve por muchos romeros que aún no habían tenido oportunidad de conocer la ermita con este nuevo elemento. En la homilía, el sacerdote exaltaba la figura de la madre simbolizada en la imagen de la Virgen del Rocío y mostraba su satisfacción por poder celebrar la eucaristía a los pies de la Blanca Paloma.

En el exterior, cientos de rocieros y visitantes se fotografiaban en el paseo marismeño o hacían sus promesas y peticiones en una capilla votiva llena a reventar, mientras en los patios y porches de las casas e incluso en las plazas de la aldea, comenzaba a disfrutarse de un almuerzo soleado y de una plácida sobremesa de convivencia a la espera del Rosario de Hermandades, que se desarrollará a partir de las 20:00.