La carbonera, trabajando el pasado sábado mientras este martes permanecía sin actividad
La carbonera, trabajando el pasado sábado mientras este martes permanecía sin actividad - ALBERTO DÍAZ

Incendio de Moguer: La carbonera carecía del depósito de agua que le obliga la ley

La Junta asegura que la empresa amplió sus hornos sin comunicarlo y no tenía elementos de seguridad obligatorios contra incendios

SEVILLAActualizado:

La carbonera de Moguer (Huelva) a la que el informe del Infoca señala «sin ninguna duda» como causante del incendio en el entorno de Doñana debía tener por ley una mochila con agua por cada horno, un depósito de agua de 2.500 litros y una bomba para llevar el agua de dicha balsa a las eventuales llamas. No tenía nada de eso. Fuentes cercanas a la investigación añaden un dato más: el día del incendio, pese a que la normativa se lo impedía por las condiciones meteorológicas, la planta siguió con los hornos encendidos y trabajando a pleno rendimiento. «Entendemos que las condiciones meteorológicas eran adversas para el ejercicio de la actividad por temperatura e intensidad de viento y así queda recogido de forma genérica en el condicionado del uso del fuego», añaden desde la Junta de Andalucía.

Responsables de la empresa confirman a ABC que ese día tenían los hornos encendidos. Pese a los fuertes vientos, a las altas temperaturas y la baja humedad, no cerraron. «No podemos», se excusa un directivo de Carbones Fergón. «Tú enciendes un horno y puede estar 12 días trabajando, no lo puedes parar porque es un ciclo», explica.

Sin embargo, desde Fergón niegan relación con el incendio. «Nuestros hornos son compartimentos estancos, de allí no sale nada», detalla la dirección de la empresa ante la acusaciones de que una pavesa volase desde sus instalaciones hasta la vegetación cercana. «Eso es una majadería, es ridículo», explican. « Nuestros hornos siguen un proceso completamente seguro», subraya, aunque concede que «de un horno puede salir una chispa, pero se desvanece a los cinco metros». Los responsables de Fergón denuncian que verse señalados como los causantes del fuego es «una estrategia de la Junta para desviar la atención». ¿Desviar la atención de qué? «De los recortes en materia de incendios», responden. «Aquí ha habido un descontrol. Bomberos dados de alta como agentes forestales, por ejemplo. O los bomberos de Huelva, que no pudieron ir a al incendio porque el 75 por ciento de sus vehículos no estaban operativos. No han hecho los cortafuegos de Mazagón, estaban todos sucios, han quitado las torretas de vigilancia...», acusan a la Junta de Andalucía.

Desde Fergón aseguran contar con un contrainforme que determina que «el fuego no sale de la carbonera, hay dos focos fuera que surgen sobre las 20.30 horas», argumentan. Y se reivindican: «Nosotros paramos el fuego con nuestros medios». Los responsables de la carbonera aseguran que ampliaron su cortafuegos a 300 metros y que estuvieron cuatro horas combatiendo las llamas solos, «hasta que llegaron los bomberos, con nuestras máquinas y nuestro personal».

El dato es capital, porque el informe del Infoca habla de tierra removida que provocó que se perdiera información sobre el origen del fuego junto a la carbonera. Y fuentes de la investigación señalan que los movimientos de tierra se hicieron el día siguiente al origen del fuego. «Si quieres ampliar el cortafuegos lo haces el día del incendio, no el siguiente», argumentan.

La acusación de que desde la carbonera trabajaron cuatro horas sin asistencia también se cae: «Eso es mentira», acusan fuentes de la investigación. En el informe remitido al Juzgado por el Infoca consta que el fuego es avistado a las 20.50 horas de la tarde del viernes desde una torreta de vigilancia. A las 21.07 llega el primer helicóptero y el segundo, a las 21.15. El primero tiene tiempo de hacer algunas descargas; el segundo no, pero mientras, ya hay varios retenes trabajando en la zona». También consta en el mismo que no tienen constancia de que la carbonera no avisara a Emergencias.

Más hornos

Desde la Consejería de Medio Ambiente aseguran que la carbonera también tenía problemas con las licencias porque ampliaron el número de hornos y de zonas de acopio «sin informar a la corporación local, incumpliendo su obligación». Los responsables de la empresa lo niegan: «Presentamos un proyecto que está en proceso».

Las inspecciones a sus instalaciones son también polémicas. Desde la Junta de Andalucía aseguran que la última revisión a Fergón fue en 2015, «siendo su plan de autoprotección de 2006», añaden. Desde la empresa dicen que el pasado enero fueron sometidos a una inspección de Medio Ambiente».