Un momento del juicio, durante la declaración del auditor
Un momento del juicio, durante la declaración del auditor - ABC
Tribunales

La gestión de Comas «empeoró» la situación del Recreativo de Huelva

EL auditor de las cuentas del Decano confirma que no vio documento, proyecto ni facturas por la Ciudad Deportiva

HuelvaActualizado:

«Cuando Gildoy España adquirió el Recreativo, estaba mal, pera la gestión de esta la empeoró, llegando a asfixiar al club». Así lo afirma uno de los informes realizado por la firma Leal y Martín, que auditó las cuentas del Decano hasta la temporada 2013/2014, y se incluye en la causa que ha llevado a sentar en el banquillo al ex presidente del Club, Pablo Comas, por  presuntamente cometer apropiación indebida, corrupción en los negocios, entre otros delitos.

En la segunda sesión del juicio, uno de los socios de la auditora, Antonio Márquez, ha ratificado el informe. «La deuda del Recre empeoró, es un hecho objetivo. No puedo entrar en las decisiones de la gestión», ha matizado a continuación.

En su intervención ante el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva, que preside el magistrado José María Méndez Burguillo, Marquez ha confirmado que en la auditoría correspondiente al ejercicio 2012/2013, la firma reparó en la salida de una partida de Tesorería de en torno a 483.000 euros de la que «no teníamos evidencia de su destino. Al año siguiente, pendiente de justificación la misma cantidad, «planteamos si se iba a resolver y el dinero que habían cogido los propios administradores fue repuesto, compensando – ha dicho- una deuda que tenía con el club el accionista mayoritario».

El auditor ha afirmado que en ningún momento vio documentos, facturas o proyecto de la Ciudad Deportiva, promovida por Comas y a la que supuestamente se destinó la referida partida. «No vi nada, fue lo que me contaron», ha reiterado a preguntas de las acusaciones.

El juicio ha quedado visto para sentencia tras el informe de las partes. La Fiscalía ha modificado parcialmente su escrito de calificación, en relación con la comisión del delito de administración desleal, y reclama una condena de 18 años.

El colectivo de aficionados Recre Trust, que ejerce la acusación particular y presentó la querella contra Comas, mantiene su escrito y solicita por su parte una pena de 16 años y seis meses de cárcel. Se trata de la primera vez en la historia del fútbol en España que se sienta al presidente de un club en el banquillo.

La defensa del ex presidente del Recreativo pide su absolución.