La Hermandad del Rocío de Triana en su peregrinación a la aldea almonteña
La Hermandad del Rocío de Triana en su peregrinación a la aldea almonteña - ABC
EL ROCÍO

Doñana y El Rocío, la unión indisoluble de lo natural y lo espiritual

La iniciativa Delos, proyecto promovido por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza estudia la convivencia de los valores culturales y medioambientales en espacios protegidos

ALMONTEActualizado:

A lo largo de la historia de la Humanidad el hombre ha venido asentando sus lugares de culto en entornos naturales privilegiados. En la actualidad, diseminados por toda la geografía mundial podemos encontrar un sinfín de templos o lugares sagrados enclavados en el corazón de espacios naturales protegidos. Muchos de ellos son realidades recientes, en otros la carga espiritual se remonta cientos o miles de años atrás. Es el caso del Rocío, una devoción mariana que hunde sus raíces en un legado de ocho siglos, mucho antes de que el entorno natural en el que se desarrolla fuese declarado Parque Nacional, Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera.

La Iniciativa Delos, un proyecto que se desarrolla en el seno de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), se centra en los sitios naturales sagrados de todo el mundo y su objetivo es ayudar a mantener la santidad y la biodiversidad de estos lugares, a través de la comprensión de la compleja relación entre los valores espirituales y medioambientales.

Josep María Mallarach coordinador de la Iniciativa Delos explica que fue en 2003, en un congreso mundial de la UICN celebrado en Durban, Sudáfrica, cuando las comunidades indígenas, por primera vez invitadas a este evento «plantearon una crítica a las injusticias y atropellos que estaban sufriendo debido a las áreas protegidas. Áreas protegidas establecidas en territorios indígenas sin contar con ellos, marginándolos y desplazándolos». Su crítica estaba basada en el enfoque materialista y tecnocrático de las propias políticas de conservación impulsadas desde las diferentes administraciones que excluía toda la dimensión cultural y espiritual de esos espacios.

Fue un punto de inflexión para la UICN que en ese mismo momento pone en marcha la Iniciativa Delos. «Partimos del reconocimiento de que la naturaleza, durante siglos o milenios ha sido conservada por valores espirituales o culturales, la motivación científico – técnica es muy reciente y utiliza un lenguaje que no hace vibrar a las personas, no las conmueve y no engancha con las realidades locales», afirma Mallarach.

Es el caso de la vinculación existente entre Doñana y El Rocío, dos realidades indisolubles que buscan en este momento el equilibrio necesario para seguir coexistiendo, a pesar del choque existente entre las políticas conservacionistas implantadas por la administración pública y la naturaleza expansiva de una devoción, la rociera, que alcanza en nuestros días un ámbito universal, aumentando exponencialmente el número de peregrinos y con ello, sus necesidades.

Hasta Doñana se trasladaron tres científicos de la UICN –Jordi Falgarona Bosch, Jesús García Varela y Jaume Estarellas Fernández-, para realizar un estudio de campo en el que establecieron una descripción pormenorizada de la situación medioambiental, socioeconómica y cultural de la zona, ayudados por la antropóloga almonteña y profesora de la Universidad Pablo de Olavide, Águeda Villa, designada para este menester por el Espacio Natural de Doñana. Según Villa el trabajo fue exhaustivo. «El método de estudio fue ordenado y se recopiló información y datos sobre la evolución histórica del entorno, sus características naturales y sociales, así como el funcionamiento de las fiestas, arraigo, expresiones artísticas en torno a la devoción, etc.». A esto, se sumaron recorridos y entrevistas con personas con conocimientos y vinculación con el entorno, como la Hermandad Matriz de Almonte o los gestores de Doñana.

José Juan Chans, gerente del Espacio Natural de Doñana participó de forma activa en la iniciativa y valora la información extraída del estudio como un contenido valioso que impregna las acciones de los administradores del espacio con un nuevo sentido. «En los espacios naturales se focalizó todo hacia la conservación de especies, con un concepto que excluía a la gente», explica Chans. «Desde la dirección de Doñana entendemos que el hombre ha estado siempre en el entorno y hay que conservarlo porque son elementos que enriquecen al espacio protegido. Todo está engarzado y todo se retroalimenta» reconoce el gerente.

Por su parte, el presidente de la Hermandad Matriz de Almonte, Juan Ignacio Reales, considera que la Iniciativa Delos y sus recomendaciones con respecto al binomio Doñana – Santuario del Rocío están «muy en sintonía con lo que defienden las hermandades». «El estudio apunta a la búsqueda del equilibrio y a que, bien entendidas ambas realidades, se puede llegar a resultados muy positivos tanto para Doñana como para el mundo rociero», valora Reales.

En cualquier caso, todos los intervinientes coinciden en señalar el rápido e intenso crecimiento de la devoción rociera aparejado a un importante incremento de los vehículos a motor en la peregrinación, lo que para Mallarach supone una pérdida en la experiencia espiritual. «El cambio en la forma de peregrinación plantea problemas desde el punto de vista de la preservación de la naturaleza, pero también desde el punto de vista de la calidad de la peregrinación», aclara el científico. «Esta situación se da en muchos lugares del mundo, y en esos lugares se hace esta reflexión: tenemos que disminuir los vehículos a motor para conservar la naturaleza, pero también para recuperar la calidad y autenticidad de la experiencia espiritual», concluye Mallarach.

El respeto y la cooperación como base de la sensibilización

La Iniciativa Delos, en el caso de la relación Doñana-Rocío, plantea una serie de recomendaciones basadas en la extensión del concepto de Santuario a toda la marisma, un espacio que «debe ser visto por todos como el hogar de la Virgen y como un sistema natural altamente frágil y singular». Así, la UICN aconseja la creación de un órgano de cooperación permanente integrado por todos los organismos con voz en la gestión de ambas realidades; la conversión del Museo de Historia Religiosa de Almonte en un órgano central de promoción, formación y sensibilización vinculado a la Universidad de Huelva o la asunción por parte de las hermandades de trabajos de protección del medio natural. Las gestoras de las áreas protegidas de Doñana, por su parte, deben reconocer el valor intrínseco del culto a la Virgen del Rocío junto a sus valores inherentes de protección de la naturaleza.