Andalucía - Huelva

«El alto cargo de la Junta tiene que pedir perdón por el vídeo del chiringuito del Marismeño»

La oposición de Punta Umbría censura la cercanía del artista y el el director Urbanismo

EL chiringuito de la polémica
EL chiringuito de la polémica - A. DÍAZ

«Lo primero que vamos a hacer si “El Marismeño” abre el chiringuito es llamar a la Policía». Así amenaza José Carlos Hernández, el portavoz Unidos por Punta Umbría (UPU), el principal partido de la oposición en Punta Umbría (Huelva) sobre la puesta en marcha del polémico negocio en el que participa el artista en la playa de La Canaleta. «Y si la alcaldesa impide que actúe la Policía Local, tomaremos medidas más drásticas», advierte.

«La gestión de este asunto», abunda Hernández, «es una reflejo de lo sobrados que se ven algunos en la concesión de un chiringuito que es ilegal». El portavoz de UPU valora la presencia del director general de Urbanismo de la Junta de Andalucía, Alejandro Márquez, en un vídeo con El Marismeño en el que se nota una relación cordial entre ambos. «Márquez se ha excedido. No creo que lo haya hecho de mala fe, pero se ha excedido. Y, desde luego, debería pedir disculpas».

Desde el Partido Popular de Huelva son más cautos. «Hay que respetar la legalidad. Si el chiringuito es legal, no podemos hacer nada; si no lo es, pediremos explicaciones». Esa es la postura oficial. Pero fuentes del partido explican que de fondo en esta polémica hay dos elementos fundamentales. «Esto se ha magnificado porque está Pepe El Marismeño por medio», explican. Y añaden: «Y además la polémica la están usando algunos como trampolín político».

Sea como fuere, hoy hay una manifestación de vecinos indignados con el chiringuito. «Es legítimo que protesten, claro», dicen desde el PP, «pero si todo es legal, no se puede hacer mucho». Esa es la clave, la legalidad, que tendrá que dirimir un juez y la consejería de Medio Ambiente.

Toda la actualidad en portada

comentarios