Aldea de El Rocío
Aldea de El Rocío - Julián Pérez
APARCAMIENTOS EL ROCÍO

Almonte primará a funcionarios por trabajar en los aparcamientos durante la peregrinación de Triana

Les pagará 400 euros por cuatro jornadas de ocho horas, 800 euros a quien ejerza de encargado, en lugar de contratar el servicio a la empresa pública de inserción laboral de discapacitados Emilad

ALMONTEActualizado:

Una circular del delegado municipal de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Almonte solicita la participación de 34 funcionarios municipales para que se hagan cargo de la atención a las cuatro bolsas de aparcamientos que el Consistorio ha dispuesto de cara al fin de semana del 26 al 28 de enero, en el que se producirá la peregrinación extraordinaria de Triana, Pilas, Villanueva del Ariscal y Gibraleón. El concejal especifica en la circular que las 33 personas que se hagan cargo de la atención de los aparcamientos desarrollarán turnos de ocho horas desde el 25 al 29 de enero, un servicio extraordinario y voluntario por el que percibirán una gratificación de 400 euros. Además, se «oferta» un puesto de encargado para las mismas fechas, en esta ocasión para desarrollar turnos de 12 horas, con una gratificación de 800 euros.

Los candidatos tienen hasta mañana día 18 para presentar sus instancias. Ante esta inusual práctica y dada la existencia de una empresa pública dedicada a la inserción laboral de personas con discapacidad, Emilad, y a la prevalencia de un 23% de paro en la localidad almonteña, la oposición en bloque ha mostrado su perplejidad y su indignación al tiempo que achacan la oferta del equipo de Gobierno a una maniobra para «fastidiar» a la empresa pública, que es gestionada por la oposición, comenzando por Mesa de la Convergencia, que ostenta la presidencia de la misma.

Ninguno de los representantes de Mesa de Convergencia, Partido Popular ni Izquierda Unida entiende que se ofrezca empleo a funcionarios que tienen trabajo y nómina durante todo el año, «cuando lo lógico sería ofrecer ese recurso a personal que no está trabajando y a una empresa, Emilad, que cuenta con personal cualificado para gestionar esos aparcamientos y que lo ha venido haciendo históricamente», admite José María García, portavoz de la marca blanca de Podemos en Almonte, aunque ninguno de los miembros de la oposición quiso entrar a valorar la cuantía de las primas.

García explica a ABC que Emilad realizó una oferta al Ayuntamiento de Almonte el pasado 29 de diciembre a través de su gerente, una oferta que incluía la cobertura del personal necesario para la administración de las cuatro bolsas de aparcamientos y también la maquinaria, que sería subcontratada ya que la empresa pública no cuenta con este recurso en concreto. Este particular, según José María García, provocó que en la edición de 2017 los aparcamientos fueran finalmente gestionados por Iberpark, ya que cuando el Consistorio solicitó a Emilad la tarea, dos días antes de la apertura de los aparcamientos, esta última ya no tenía margen de maniobra para subcontratar la maquinaria necesaria. Sin embargo, el Consistorio no dio respuesta a Emilad hasta que José María García lanzó la pregunta en el último pleno, celebrado el pasado 10 de enero. «Fue al día siguiente cuando la delegada municipal de El Rocío, Macarena Robles, le dijo a nuestra gerente que no, que los aparcamientos los iba a gestionar directamente el Ayuntamiento», asegura García.

«Es inadmisible, venga de donde venga», lamenta el portavoz de Mesa de Convergencia. «Es de sentido común. No encuentro ningún motivo para que se haga de esta forma porque este año teníamos todo preparado. Emilad tiene personal y tiene medios. Sólo se me ocurre que el motivo sea fastidiar, fastidiar y fastidiar, porque esa empresa pública la está gestionando Mesa de Convergencia con el apoyo de IU y de PP», acusa el concejal, algo que también afirman desde Izquierda Unida, donde consideran «inadmisible que se prime a trabajadores con un contrato estable y una nómina por encima de aquellos que no tienen nada». El portavoz del PP, José Antonio Faraco, también entiende que este episodio es «más de lo mismo» y considera la maniobra una «falta de respeto» para los trabajadores y para la empresa. «El presidente de la empresa pública es de la oposición, pues a fastidiar a la empresa y a echar por tierra el trabajo de la oposición, es lo único que les preocupa (al PSOE)».