Spiriman, en una manifestación contra los recortes en la sanidad andaluza
Spiriman, en una manifestación contra los recortes en la sanidad andaluza - L. R.
SANIDAD

Spiriman, acosado por una lluvia de denuncias por sus supuestos ataques machistas

El SAS investiga un escrito rubricado por 85 mujeres que cargan contra el médico de Granada por uno de sus vídeos

GranadaActualizado:

Casi un centenar de mujeres sanitarias rubricaron hace unas semanas un documento interno en el que denuncian las «injurias y vejaciones» de tipo «machista» supuestamente vertidas por el médico justiciero Jesús Candel y uno de sus más próximos colaboradores, el doctor Enrique Marín, por el simple hecho de ser mujeres. Con el fin de que Candel sea amonestado por el Servicio Andaluz de Salud, ésta es la última queja formulada por los compañeros del galeno granadino que desde hace un año ha puesto en serios aprietos al Gobierno de Susana Díaz por su criticada política sanitaria. Y el SAS ya se ha puesto manos a la obra para evaluar la posible infracción de ambos médicos.

El motivo no es otro que los también controvertidos vídeos de Spiriman. El cada vez más seguido personaje de Granada ha arremetido en diversas ocasiones, no ya contra políticos, sino contra sanitarios que más tarde se han sentido ofendidos por las afirmaciones del álter ego de Candel. En este caso, las denunciantes, cuyos nombres se desconocen por ahora, aluden a un vídeo concreto en el que Candel y Marín sugerían que una directiva de las cocinas hospitalarias no había accedido a su puesto de trabajo por méritos, sino por su «amistad» con el que fuera viceconsejero de Salud hasta el pasado mes de febrero, Martín Blanco.

Para las denunciantes, que en ningún momento han negado dicha acusación, las declaraciones de los médicos son inadmisibles por el daño emocional que provocan, por lo que piden la «reprobación» de sus compañeros. Según manifiestan en el documento formulado, esgrimen que los «ataques» se producen «sólo por el hecho de ser mujeres», a pesar de que Spiriman ha dado sobradas muestras de que no tiene inconveniente alguno en cargar contra quien considere necesario, sea cual sea su género.

Utilizar el feminismo

Para los denunciados, no cabe duda de que se trata de una campaña de desprestigio contra su movimiento orquestada por el PSOE. A pesar de los repetidos intentos, Jesús Candel no ha atendido las llamadas de este periódico. Quien sí lo ha hecho es Enrique Marín, al que le parece «vergonzoso» que «utilicen la violencia de género» para menoscabar su imagen. Marín recuerda que, tras publicar el vídeo en cuestión, la pareja de la profesional a la que se referían se presentó en su despechó, le insultó y le amenazó con maniobrar para que perdiera su trabajo, por lo que ha sido denunciado formalmente.

El SAS ya está investigando éste y otros informes presentados por sanitarios en los últimos tiempos, que serán investigados por las comisiones internas del Hospital Virgen de las Nieves, cuya gerente ha rehusado pronunciarse al respecto «por respeto a la confidencialidad». Será la comisión de igualdad del centro sanitario la encargada de evaluar si Candel o Marín han incurrido en «ataques machistas» o han causado «daño psicológico» a algunas compañeras con «continuos insultos, frases que denigran, injurian y ultrajan a profesionales». Según exponen los denunciados, la citada comisión «ni siquiera está formada», pero se compondrá de «gerentes y sindicatos, que ya sabemos cómo piensan».

«La comisión se constituirá y recibirá ese informe y cualquier otro, hará el análisis y dará el informe que tenga que dar, elevándolo, o no, a la gerencia o tomando las decisiones que en las competencias de la comisión considera que debe de hacer», reseñó hace unos días la gerente de Granada, Pilar Espejo, afanada en «garantizar la máxima protección a los derechos de la mujer». En función de cuál sea la resolución de la comisión, la dirección tomará las medidas que considere oportunas.  

La respuesta de Spiriman

Candel acaba de lanzar una «campaña de prestigio» para que se cumplan los plazos de citas, pruebas y operaciones médicas. Bajo el paraguas de Justicia por la Sanidad, la asociación creada por el médico para denunciar casos de corrupción en los tribunales, Spiriman pretende reclutar a voluntarios para informar a los usuarios del SAS «todos los días» en la misma puerta de los hospitales de cuáles son sus derechos como pacientes. Es su respuesta ante la clamorosa manipulación de listas de espera sistematizada en Andalucía.

Previamente, los voluntarios recibirán un curso formativo de unas pocas horas sobre los decretos de garantías que será impartido por profesionales sanitarios, como la doctora Socorro Ricoy, próxima a Candel, entre otros. Lo que pretende Justicia por la Sanidad es forzar a la Junta de Andalucía a que cumpla con los plazos legales. «Necesitamos que pongáis reclamaciones, y si no cumplen los decretos, tendrán que mandaros a una privada o contratar a más gente y abrir consultas», reseñó el propio Spiriman en el vídeo donde anunciaba la iniciativa: «Servirá a los pacientes que están sufriendo las desgracias de esta gestión de sinvergüenzas, ya sean hombres o mujeres».