CAPITAL CULTURAL 2031

El PSOE malagueño dinamita el «eje» con Granada al exigir la capitalidad cultural

El PP promoverá una declaración institucional urgente para «cerrar filas» en torno a la candidatura granadina, que cuenta con el apoyo de todas las capitales andaluzas

GranadaActualizado:

Granada aspira a ser Capital Europea de la Cultura en 2031. Su candidatura cuenta con el apoyo del resto de capitales andaluzas, así como del propio Parlamento autonómico, como recordó ayer la portavoz del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Granada, Rocío Díaz. Fue su respuesta a la moción presentada por sorpresa por del PSOE de Málaga para que sea la capital de la Costa del Sol la que opte al mismo proyecto, algo a lo que Granada no está dispuesta.

Díaz anunció ayer que el grupo municipal del PP llevará una declaración institucional urgente al próximo pleno del Ayuntamiento de Granada, que se celebrará el viernes. Previsiblemente, se aprobará sin mayor problema con el apoyo de todos los partidos con representación en el Consistorio. Se trata de la misma maniobra con la que contestó Granada cuando el grupo municipal popular de Sevilla trató de hacer lo propio con la capital de Andalucía.

«Todos los partidos dijimos en su momento que era un disparate», aseveró Díaz ayer en declaraciones a los medios. La portavoz del PP en el Ayuntamiento granadino espera que la declaración institucional sirva para que, de nuevo, todos los grupos políticos «cierren filas en torno a 2031 como capital cultural» con el fin de evitar que prospere la moción presentada por el PSOE de Málaga

Capital Cultural… ¿en 2024?

La moción anunciada el pasado martes por Daniel Pérez y Lorena Doña, ambos concejales del grupo municipal socialista malagueño, no sólo provoca un conflicto de intereses que afecta al pretendido «eje» de alianzas entre capitales andaluzas, sino que ha evidenciado la falta de rigor del PSOE a la hora de abordar el asunto.

Y es que dicha moción contemplaba la candidatura de Málaga. Sí, pero para 2024 en lugar de hacerlo para el año 2031, cuando la rotación entre países europeos abre la puerta a que sea una capital española la que opte al proyecto cultural. Posteriormente, el PSOE rectificó en un comunicado: «Hemos errado en las fechas, pero mantenemos la propuesta porque creemos que es una decisión estratégica para la ciudad».

Ésta no sería la primera vez que Málaga trata de aspirar a ser la Capital Europea de la Cultura. Ya se intentó hace unos años, de cara a la candidatura de 2016, pero la ciudad no pasó entonces el primer corte y quedó descartada.