Francisco Cuenca, este lunes, a las puertas del juzgado que le investiga
Francisco Cuenca, este lunes, a las puertas del juzgado que le investiga - EFE

El PP vuelve a pedir la dimisión del alcalde de Granada, investigado por tres presuntos delitos

Los populares acusan al socialista Francisco Cuenca de «dulcificar» su situación: «Va de que no sabe nada»

GRANADAActualizado:

Como ya hizo después de que se filtrara la imputación del alcalde de Granada, PP ha pedido a Francisco Cuenca que dimita. El grupo municipal popular ha insistido en la gravedad de los presuntos delitos por los que Cuenca está siendo investigado: malversación de caudales públicos, prevaricación y usurpación de funciones públicas, según han asegurado este martes los concejales del PP, Rocío Díaz y Juan Antonio Fuentes.

«Lo que quiere el señor Cuenca es dulcificar la situación», ha comentado la portavoz, Rocío Díaz, en respuesta a las declaraciones que este lunes ofreció Cuenca a los periodistas a las puertas de los juzgados de Sevilla. El alcalde se defendió: actuó siempre con total transparencia, se limitó a tramitar órdenes de la Dirección General, no se trata de un caso de corrupción y, en todo caso, serían cuestiones administrativas. «Es un tema penal», ha desmentido la edil del PP.

El hecho de que Cuenca pidiera la dimisión de su antecesor, el popular Torres Hurtado, cuando estalló en abril la Operación Nazarí, se ha vuelto en su contra. «Lo que debe hacer es irse del Ayuntamiento de Granada y tomar de su propia medicina», ha afirmado la edil Rocío Díaz. «El listón no lo hemos puesto nosotros, nos lo ha puesto el PSOE», ha aseverado: «Él debe ser coherente con lo que ha pedido a antiguos compañeros del Partido Popular»

Contratos para controlar cursos de formación

Francisco Cuenca está siendo investigado por un juzgado sevillano junto a, al menos, otra veintena de ex altos cargos de las delegaciones de Economía de la Junta en todas las provincias andaluzas. En concreto, el juez atribuye al entonces delegado la contratación «ilícita, injusta y arbitraria» de dos empresas para los servicios de seguimiento, control y verificación de cursos de formación en los años 2010 y 2011.

Estas empresas solían firmar como «El Inspector» y empleaban papelería con membretes oficiales de la Junta de Andalucía. La investigación judicial parte de una denuncia interpuesta por el Sindicato Andaluz de Funcionarios. Entiende que las empresas adjudicatarias usurparon las competencias atribuidas por ley al funcionariado, tal y como ha ratificado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Cuenca, en manos de Ciudadanos

«Ciudadanos está manteniendo en el Ayuntamiento de Granada al señor Cuenca», ha criticado el concejal popular Juan Antonio Fuentes. Fue Ciudadanos el que retiró la Alcaldía de Granada al PP para dársela al PSOE. Esta situación podría cambiar. La permanencia del mandato socialista está condicionada al «resultado de la declaración en el juzgado» de Paco Cuenca, como reiteró este lunes el portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, Manuel Olivares.

El pacto contra la corrupción que firmaron ambas formaciones obliga a apartar del cargo a cualquier imputado por corrupción política. Llegado el caso, si se mantiene la imputación, Ciudadanos espera que sea el propio Cuenca quien decida irse: «Si no, pediremos su dimisión».

Podemos no aprobará los presupuestos

Vamos Granada, la formación en la que se integra Podemos, también ha reaccionado con recelo a la declaración de Cuenca en sede judicial. Su portavoz, Marta Gutiérrez, ha asegurado este martes que «ayer se cumplió el plazo que él mismo se dio». Al igual que Ciudadanos, espera, por tanto, que sea el propio alcalde quien se pronuncie sobre su futuro.

Mientras Francisco Cuenca siga imputado, tal y como votaron sus bases, Vamos Granada no aprobará ni las ordenanzas fiscales ni el presupuesto. «Cuenca no puede ser un obstáculo para todo el trabajo económico que estamos haciendo», ha declarado la edil, en sintonía con las declaraciones del popular Fuentes, quien ha apuntado que sacar adelante las ordenanzas y el propuestos antes de que acabe el año será «harto difícil».