El médico Jesús Candel, conocido como Spiriman, en una manifestación por la sanidad pública
El médico Jesús Candel, conocido como Spiriman, en una manifestación por la sanidad pública - ABC
SANIDAD

El número 2 de Podemos en Granada compara a Spiriman con Franco

El líder del partido en la capital pide su inmediata dimisión: «Es inadmisible»

GranadaActualizado:

El líder de Podemos en Granada, Alberto Matarán, en declaraciones a este periódico, pidió ayer la dimisión del número 2 del partido en la provincia, Hilario Sánchez. El motivo: un vídeo grabado hace pocos días en el que Sánchez compara abiertamente al archiconocido médico granadino Jesús Candel con Francisco Franco, algo que ha sido tachado de «inadmisible» por Matarán.

Sánchez se sirvió para ello de una cita del dictador: «Si la política de partidos llevó a España en el siglo XIX a tres guerras civiles y al estado gravísimo de la II República, es natural que busquemos sus soluciones políticas por otros cauces fuera de lo artificioso de los partidos».

«En un ataque de ego imperdonable, Jesús propone un salto de la democracia a la tecnocracia», comenta Sánchez, en referencia a otro vídeo de Spiriman en el que el médico aboga por una confluencia ciudadana para gobernar el Ayuntamiento de Granada. Por su parte, Candel ha respondido a ABC que únicamente se considera «médico, padre de familia y un tío normal» que seguirá «apoyando causas de interés común».

Para Matarán, secretario general en la capital, no cabe duda de que Hilario Sánchez debe presentar su dimisión, porque «un cargo orgánico de Podemos no puede hablar de líderes sociales de esa manera, y mucho menos de Jesús Candel, una persona muy admirada que ha conseguido doblegar a la Junta de Andalucía por el bien de la sanidad pública».

Guerra morada

Las declaraciones de Hilario Sánchez, secretario de organización de Podemos en Granada, tienen una interesante lectura en clave interna, pues rezuman el debate que existe en la formación morada. Y es que Sánchez pertenece al sector «pablista», mientras que Matarán y un buen número de dirigentes granadinos se decantan por los postulados de Íñigo Errejón.

Unos y otros difieren fundamentalmente en la estrategia electoral que ha de seguir el partido. Mientras que los acólitos de Pablo Iglesias pretenden alcanzar el poder mediante coaliciones de partidos de izquierdas, los «errejonistas» apuestan por elaborar confluencias en las que participen miembros de la sociedad civil.

Y es en este punto donde entra en juego Spiriman, que podría complacer las intenciones de los afines a Errejón si apoyara, como ciertamente ha sugerido en alguna ocasión, una lista alternativa para las próximas elecciones municipales en Granada.