El médico Jesús Candel, conocido como Spiriman, mientras graba uno de sus vídeos
El médico Jesús Candel, conocido como Spiriman, mientras graba uno de sus vídeos - L.R.
SANIDAD

El SAS incoa tres expedientes disciplinarios a Spiriman

«Son las armas que tienen para tapar lo que denunciamos», defiende el médico

GranadaActualizado:

El médico Jesús Candel, más conocido como Spiriman, recibió el pasado martes tres correos certificados y remitidos por el Servicio Andaluz de Salud en los que se le informa de la incoación de tres expedientes disciplinarios. Los tres documentos fueron rubricados el pasado 20 de diciembre y son independientes. En ellos, el SAS le notifica al galeno justiciero el carácter oficial de dichos expedientes, así como el nombramiento de un instructor y un secretario para su resolución, que podría conllevar la inhabilitación de Candel.

Sendos escritos hacen alusión precisamente a la futurible resolución «adjunta», contra la que cabría recurso, si bien Candel asegura no haber recibido nada: «No sé si es que son unos incompetentes o que no quieren que sepamos el motivo de los expedientes», apuntó en declaraciones a este periódico. Jesús Candel, que continúa de baja médica por prescripción facultativa tras sufrir un episodio de ansiedad, aseguró estar «bastante sorprendido», aunque «de forma grata»: «Éstas son las armas que ellos tienen para seguir tapando todas las situaciones que denunciamos».

Candel no es el único. Simultáneamente, la Junta de Andalucía también ha incoado un expediente a una de las personas de su círculo de confianza, el médico Enrique Marín, con quién apareció en un vídeo donde ambos denunciaban un presunto caso de enchufismo de la «amiguita» del exviceconsejero de Salud, Martín Blanco, cesado por la Junta el pasado mes de febrero después de que ABC destapara un inexplicado caso de compra de medicamentos con sobrecostes y sus vínculos con opacas fundaciones asociadas a proveedores del SAS.

En el caso de Marín, la misiva sí iba acompañada de un documento que aborda los motivos y las condiciones de la apertura de este expediente disciplinario, cuya resolución, según el SAS, podría demorarse hasta un año. Se da la circunstancia de que ha sido Celia Gómez González, la directora de personal sanitario de la Junta, quien ha incoada el expediente de Enrique Marín; la misma a la que la asociación de Spiriman para llevar a los tribunales casos de supuesta corrupción, Justicia por la Sanidad, denunció recientemente por los nombramientos presuntamente ilegales de las unidades de gestión clínica.

Marín y Candel aguardan ya el desenlace de uno de tantos capítulos que componen su particular batalla contra la corrupción en el sistema sanitario andaluz y la reacción de los miles de seguidores de Spiriman no se ha hecho esperar, y piden masivamente el archivo de los expedientes y se muestran indignados con la situación.