Un policía tomando declaración a los testigos tras el incendio
Un policía tomando declaración a los testigos tras el incendio - EFE/PEPE TORRES
SUCESOS

Identificado un sospechoso por su posible participación en un incendio mortal en Granada

Según la Policía, el motivo del incendio en el que murió una mujer pudo ser por venganza contra un despacho de abogados

GRANADAActualizado:

Un hombre de 53 años ha sido identificado por la Policía Nacional por su posible participación en el incendio registrado el pasado mes de noviembre en un edificio de la calle San Juan de Letrán de Granada, que afectó a treinta vecinos y en el que falleció una mujer.

El fuego comenzó sobre las 05.15 horas de la madrugada del pasado 25 de noviembre a la altura del número 3 de la calle San Juan de Letrán y afectó a treinta vecinos por intoxicación de humo y distintas lesiones, y causó la muerte de una mujer de la tercera planta. En esos momentos, se desconocían las causas por las que se había iniciado el incendio y no se pudo determinar si se trataba de un hecho accidental, fortuito o intencionado.

El grupo de homicidios inició las investigaciones para esclarecer lo ocurrido y determinó que el origen del incendio se localizaba en el dintel de la puerta de acceso a un despacho de abogados ubicado en la primera planta del edificio siniestrado y que se había usado gasolina como sustancia acelerante de combustión, según ha informado este miércoles la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental.

La Policía ha indicado que el autor material de los hechos tenía al parecer como objetivo el mencionado bufete de abogados y, tras verificar ciertos extremos, ha logrado identificar a un hombre por su implicación con los hechos, que ha sido oído en declaración como investigado con asistencia letrada. Al parecer, el motivo que dio origen a dicho incendio pudo ser la existencia de algunas desavenencias con algunos letrados del mencionado bufete, ha señalado la Policía.

Además de los daños personales y el fallecimiento de una mujer, el fuego afectó a la gran mayoría de las viviendas del edificio, de siete plantas, que quedaron completamente calcinadas, lo que obligó al realojo de sus vecinos.