Andalucía - Granada

Hallan una bala en la fosa donde podrían estar los restos de Federico García Lorca

El proyectil ha sido encontrado incrustado en uno de los muros de la excavación

Restos del proyectil hallado
Restos del proyectil hallado - L. R.

El equipo de investigadores que está buscando la fosa donde podría estar enterrado el poeta Federico García Lorca ha encontrado este miércoles los restos de un proyectil. Se ha podido comprobar que la bala encontrada corresponde a un rifle Mauser Español. Este objeto, de dos centímetros de longitud, ha aparecido en un lateral de la zona en la que se concentran los trabajos de excavación.

«Habría que confirmar el hallazgo, pero parece que estamos ante los restos de una punta de cartucho de pistola que habría perdido el núcleo de plomo y se habría conservado la envuelta de cobre original», apunta Miguel Ángel Zapater, el experto en balística del equipo. «La punta de la bala está deformada por haber impactado en una superficie dura, se conserva la base de la bala», señala.

L. R.

El hallazgo se ha producido a muy pocos metros de la zona en la que el equipo ha detectado indicios de tres pozos. La tierra en ese punto presenta más humedad de lo normal y los estratos cálcicos parecen estar alterados. Este punto se ubica en el Peñón del Colorado, entre Víznar y Alfacar, donde se encontraba un campamento de instrucción militar, por lo que la bala encontrada podría estar ahí como consecuencia de prácticas de tiro, aunque los investigadores no descartan que proceda de fusilamientos.

Según la tesis de Miguel Caballero, principal investigador de la excavación, Federico García Lorca fue asesinado allí y sepultado en uno de los tres pozos junto al maestro de escuela Dióscoro Galindo y los dos banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas.

Los trabajos de excavación comenzaron dos semanas atrás, el 19 de septiembre, y en el tiempo transcurrido los investigadores han podido confirmar la existencia de la rampa que daba acceso al campamento militar del que hablaban las fuentes a las que da credibilidad Miguel Caballero. El suelo original, el de 1936, fue sepultado en el 89 para hacer un campo de fútbol. Los investigadores, con financiación privada, han retirado aproximadamente 2.000 metros cúbicos de tierra hasta alcanzar una profundidad de 6 metros con respecto al nivel de la superficie actual.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios