SANIDAD

Susana Díaz ya tiene su «marea blanca»

Unas 50.000 personas se manifiestan en Granada por una sanidad pública integral y «digna»

La manifestación, a su paso por la Gran Vía de Granada. / L. R.
La manifestación, a su paso por la Gran Vía de Granada. / L. R.

La manifestación «histórica» de los granadinos el domingo contra la fusión hospitalaria, con unas 50.000 persopnas en la calle, se ha convetido en la más numerosa protesta contra los recortes sanitarios quie aplica la Junta de Andalucía. La protesta llega una semana después de que la Consejería de Salud a través de la Escuela de Salud Püiblica, con sede en Granada, premiara al movimiento «Marea blanca» por sus movilizaciones contra los recortes sanitarios en otras comunidades, especialmnente Madrid. Muchos entendieron que el premio se otorgaba precisamente por que aquel colectivo nunca se manifestó en Andalucía. Ahora, y a cuenta de la fusión hospitalaira, una movilización espontánea de los granadinos le ha plantado a Susana Díaz su particular «Marea blanca».

Resulta difícil encontrar un precedente en la historia de Granada, porque la de este domingo ha sido una de las manifestaciones más concurridas que se recuerdan en la ciudad. Alrededor de 50.000 asistentes -45.000 según fuentes policiales- salieron a la calle para alzar la voz contra una situación que considera injusta. Quieren lo que no tienen: dos hospitales completos.

Desde julio, cuando se implantó el nuevo modelo, la llamada «fusión» hospitalaria trae de cabeza a usuarios y profesionales de la sanidad pública. Protestan por la distribución de las especialidades médicas. Un sinsentido, según denuncian los convocantes de la protesta, que además pone en riesgo la vida de los pacientes, obligados a recorrer los 10 kilómetros que separan los dos centros hospitalarios que actualmente operan en Granada para ser tratados adecuadamente.

La marcha salía al mediodía desde el Hospital Clínico. Tras colapsar la neurálgica Gran Vía, terminó en la Fuente de las Batallas con la lectura de un manifiesto a cargo de Jesús Candel, médico y artífice de la protesta. Candel, caracterizado de Spiriman, su álter ego, recibió aplausos, besos y abrazos constantemente antes, durante y después de la manifestación. Todos han querido agradecer la valentía de un «superhéroe» convertido en ídolo de masas al que persiguen todas las cámaras.

El médico Jesús Candel (Spiriman) ha leído un manifiesto al término de la marcha
El médico Jesús Candel (Spiriman) ha leído un manifiesto al término de la marcha- L.R.

Fue Candel quien puso fecha a la protesta después de que se hiciese viral un vídeo espontáneo en el que lamentaba la situación de la sanidad granadina. Este médico de Urgencias del Hospital Ruiz de Alda continuó grabando y subiendo vídeos que ya suman más de 2.000.000 de reproducciones en Facebook. Su involucración ha sido fundamental en el éxito de la marcha, etiquetada en Twitter con el hashtag #Granada16O.

La fusión hospitalaria se culminó en julio con el cierre de uno de los dos hospitales generales que había en Granada y su traslado al nuevo complejo del Campus de la Salud. «No hemos mejorado en tres meses ni lo vamos a hacer», afirma Jesús Candel. El problema, sostiene, «es que la distancia entre dos centros exige una distribución diferente de los servicios». Las especialidades médicas se encuentran repartidas entre ambos hospitales y los pacientes se ven obligados a trasponer de uno a otro, lo que «compromete su seguridad».

Faltó el alcalde

A la manifestación asistieron representantes de Partido Popular, Podemos, Izquierda Unida, Equo, UPyD y Ciudadanoss; es decir, todos los partidos políticos menos el PSOE. Los socialistas no tenían razones para ir, como señaló la dirección provincial del partido a ABC. Defienden, al igual que lo hace la Junta, el nuevo modelo hospitalario.

Muy comentada fue la ausencia del alcalde de la ciudad, el socialista Francisco Cuenca. Tras la manifestación declaró a los medios su preocupación por la situación, exigía medidas urgentes a la Junta de Andalucía y ha pedido una reunión con el consejero de Salud, Aquilino Alonso, afreciéndose ahora como mediador. «Si el alcalde no ha ido a la manifestación, esas palabras suenan a postureo», ha constestada Puentedura, el portavoz municipal de IU, a Francisco Cuenca por redes sociales.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios