La exdirectora de la Alhambra, a la derecha, en la presentación del Máster de Museología de la Universidad de Granada que recibió una subvención sin justificar
La exdirectora de la Alhambra, a la derecha, en la presentación del Máster de Museología de la Universidad de Granada que recibió una subvención sin justificar - ABC

GRANADALa Alhambra gastó un millón de euros en subvenciones sin justificar

La auditoría de la Junta de Andalucía revela irregularidades en ayudas para másteres universitarios, obras y actividades

Actualizado:

Las subvenciones dadas por la Alhambra también han sido fiscalizadas en la auditoría del monumento elaborada por la Intervención General de la Junta de Andalucía, que gestiona el Patronato de la Alhambra. El informe, recogido en el sumario del caso Colina Roja, revela irregularidades en una decena de partidas que destinó el Patronato por un valor total que ronda el millón de euros en ayudas públicas sin justificar.

La Fundación Rodríguez-Acosta recibió más de la mitad del dinero de las ayudas en cuestión: 848.000 euros. La primera subvención fue de 341.000 euros en concepto de «actividades científicas investigadores y conservación» del Carmen Blanco, su sede, en octubre de 2012. La auditoría, a la que ha tenido acceso este periódico, no da por justificada esta ayuda porque el Patronato de la Alhambra, gestionado por la Junta aportó la documentación de forma incompleta. La justificación no se hizo al 100% ni se presentó la memoria de actuación justificativa.

La segunda subvención a la Fundación Rodríguez-Acosta se tramitó dos años después, el 3 de abril de 2014. Recibió la misma cantidad por el mismo concepto que la anterior. En este caso, no hay constancia de facturas «o documentos de valor probatorio equivalente» ni justificantes de pago: «Hay nóminas imputadas al 100% como costes indirectos, lo cual hace pensar más en costes directos».

La Fundación Rodríguez-Acosta recibió un total de 848.000 euros en subvenciones indebidamente justificadas

Por último, aparece una tercera subvención a esta institución estrechamente ligada a la Junta, que este año ha iniciado los trámites para asumir su gestión. Esa tercera subvención se dio en octubre de 2014 para la «restauración de la residencia de estudiantes de becarios» por un montante de 166.000 euros. Como en el caso anterior, «la documentación justificativa es insuficiente». La auditoría reseña que no hay un solo papel que acredite el pago de las obras, así como tampoco su certificación ni la licencia para llevarlas a cabo.

Varios másteres

Dos universidades andaluzas también aparecen entre las perceptoras de las ayudas públicas. La Universidad de Sevilla, en concepto de Master Universitario de Arquitectura y Patrimonio Histórico. 9.000 euros. Además de que la resolución contraviene las normas, no hay documentación que justifique el gasto, «por lo que no se puede hacer una valoración de la misma».

El resto de ayudas fueron para la Universidad de Granada, que recibió 6.000 euros por el Máster de Ciencia y Tecnología del Patrimonio y otros 20.000 euros por el Máster en Museología. En ambos casos, como en el de la Universidad de Sevilla, ha sido imposible justificar este gasto por la ausencia de documentación, «por lo que no se puede hacer un análisis de la misma».

La exdirectora de la Alhambra ha sido profesora en uno de los másteres de la UGR subvencionados

Además, el Patronato de la Alhambra pagó 20.232,72 euros al Centro Mediterráneo de la Universidad de Granada por una «subvención nominativa» pedida por el propio director del órgano de la UGR. Tampoco en este caso ha sido posible justificar convenientemente el pago, más allá de «una simple factura» por un coloquio relacionado con la exposición del monumento «Owen Jones y la Alhambra» en 2011.

«Cursos Sorolla y restauración Fuente de los Leones» era el nombre de la otra subvención que fue a parar al año siguiente al Centro Mediterráneo de la UGR, esta vez por 20.000 euros. La justificación se limita a dos facturas de la Universidad de Granada, lo que contraviene los propios requisitos de la ayuda, entre los que se establece «una memoria económica justificativa del coste que incluirá una relación clasificada de los gastos, las facturas o documentos de valor probatorio equivalente y, en su caso, una relación de otros ingresos».

Se da la circunstancia de que tanto las exposición temporal «Owen Jones» (2011) como «Sorolla, Jardines de Luz» (2012) aparecen en el extenso currículum vitae de la exidrectora de la Alhambra, María del Mar Villafranca, una de las 26 personas investigadas en el caso Colina Roja por una presunta trama de contratación irregular y blanqueo de dinero en el Patronato de la Alhambra. Villafranca, que llegó a tener un importante peso en el PSOE, también ha sido profesora en uno de los másteres subvencionados –por la Alhambra– de la UGR, donde se licenció, doctoró e hizo la tesis.