Andalucía - Granada

¿Se está quedando Sierra Nevada sin nieve?

El descenso de las lluvias y la subida de las temperaturas hacen que la nieve dure cada vez menos

Aspecto de Sierra Nevada sin nieve
Aspecto de Sierra Nevada sin nieve - ABC

Se está derritiendo la montaña que alberga el pico más alto de la península. El aumento de las temperaturas -especialmente en las mínimas registradas- y el descenso de la cantidad de lluvia son las principales causas. Ambos factores, constantes en todos los estudios de cambio climático, «están afectando a la cubierta de nieve, que es cada vez menor», aseguran a ABC los autores de un artículo elaborado por miembros de la Universidad de Granada y la Junta de Andalucía.

El equipo investigador lleva desde 2007 estudiando Sierra Nevada con más de 40 medidores distintos. Entre ellos, un servicio de la NASA que permite comparar el terreno con imágenes captadas por satélite con el que han podido verificar que cae menos nieve. Y la que cae dura menos tiempo. «En los últimos 14 años, en las cotas altas se ha reducido la cubierta de nieve una media de tres días al año», apuntan los autores del trabajo, que advierten del «acortamiento de la duración de la nieve» cada temporada entre la fecha en la que caen los primeros copos y la fecha de deshielo.

Los cambios que experimenta la montaña afectan a su ecosistema. Ha habido un importante incremento de la densidad de vegetación, especialmente en los campos de cultivo abandonados durante el éxodo rural, colonizados hoy por matojos y algunos árboles. Por esa razón «hay especies que suben en altura» y optan por vivir en zonas más altas. El contraste lo ponen otros animales, los racionales: «Estudiamos el bienestar de las personas en los municipios de la zona y descubrimos que ha aumentado» en general, pero de manera más significativa en los pueblos del Parque Natural.

El Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada es el hogar de una gran cantidad de especies vegetales. Sólo en Monachil, el municipio más importante y con el término más amplio de la zona, hay registradas unas 2.000 variedades de plantas, y en la península hay 8.000, por lo que allí se encuentran un 25% del total. 60 son endémicas, originales de un paraje que habitan otras 170 clases de invertebrados que no están de manera natural en el resto del mundo. Además, habría que sumar el elenco de vertebrados, entre los que destacan las aves. Se trata, pues, de una zona rica en flora y fauna cuyos ecosistemas peligran y tienden a desaparecer si no se le pone fin al aparentemente implacable cambio climático.

Este proyecto comenzó en 2007. A partir de este año se empezaron a recopilar datos de distintos aspectos ecológicos del Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada: clima, fauna, flora… En el plazo de tiempo estudiado, los investigadores han podido verificar que Sierra Nevada «está perdiendo paulatinamente su carácter alpino». No han podido determinar las causas. Tampoco ofrecen milagros: «No podemos volver a lo que estaba antes, se trata de adaptarse al cambio».

Los datos se presentaron en 2015, en un libro, «La huella del cambio global en Sierra Nevada. Retos para la conservación», del cual ha surgido «Señales del cambio global en el sitio LTER-Sierra Nevada» publicado por la revista científica Ecosistemas. En el artículo académico han participado Antonio Jesús Pérez-Luque, Francisco Javier Bonet y Regino Zamora Rodríguez, los de tres de la UGR; José Miguel Barea-Azcón y Rut Aspizua Cantón, de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de la Junta, y Francisco Javier Sánchez-Gutiérrez, del Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios