Representantes de Diputación, Gobierno, Junta y Ayuntamiento, con Laura García-Lorca
Representantes de Diputación, Gobierno, Junta y Ayuntamiento, con Laura García-Lorca - L.R.
CENTRO LORCA

Diez años de publicidad a La Caixa en el Centro Lorca para llevar a Granada el legado del poeta

La promoción de la entidad financiera, una de las cláusulas del acuerdo entre la familia y las administraciones públicas

GranadaActualizado:

Una década de publicidad a La Caixa. Es una de las condiciones que harán posible que llegue al Centro Lorca el legado del poeta de Granada gracias al acuerdo privado alcanzado por los herederos y Caixabank, que ha sido aceptado por todas las administraciones públicas que gestionan este espacio. El logotipo de la entidad financiera estará presente durante los próximos 10 años en toda la cartelería que imprima el museo: entradas, catálogos, rótulos…; hasta en la página web.

Tanto el Ayuntamiento de Granada, como la Diputación, la Junta de Andalucía y el Gobierno central han asumido el acuerdo alcanzado entre la sobrina del poeta, Laura García-Lorca, y el mismo banco que le dio un crédito –con el legado como aval– para que la FundaciónLorca –compuesta, en esencia, por sus herederos– pudiera hacer frente a los problemas económicos derivados de la edificación del museo construido por la familia con dinero público expresamente para albergar el legado de Federico, que permanece en la Residencia de Estudiantes de Madrid.

La demora del dinero público habría sido, según la familia, una de las razones por cuales la Fundación Lorca se vio obligada a recurrir al crédito La Caixa para conseguir liquidez. El préstamo estaba ligado al legado del poeta y la posibilidad de que fuera embargado o vendido precipitó los trámites de la Comunidad de Madrid, a instancias del Ministerio de Cultura, para declarar el fondo Bien de Interés Cultural (BIC). Este trámite imposibilitó la salida de España del legado, extremo que era opción; de hecho, han señalado fuentes oficiales a ABC, a la Fundación llegaron ofertas de otras galerías.

Cláusulas confidenciales

Dicho acuerdo sólo se conoce de forma parcial. Alberga «cláusulas confidenciales» que por el momento aseguran desconocer las propias instituciones que han decidido asumirlo tras dar por buenas las facturas presentadas por la Fundación Lorca de la construcción del museo, cuyo coste ha superado los 20 millones de euros. De estos, 4 millones estaban sin acreditar, 3 quedan por pagar y otros tantos habían sido justificados previamente, aunque diversas voces han cuestionado su veracidad, como hasta hace unos meses hacían las administraciones gestoras, que ya han descartado denunciar el supuesto desfalco inicial.

El acuerdo ha sido adelantado en la comisión de cultura del Ayuntamiento de Granada, donde la oposición en bloque ha criticado la opacidad con la que se ha resuelto este desajuste económico, destapado en el verano de 2015 y por el cual fue denunciado el exsecretario de la Fundación Lorca, Juan Tomás Martín, que optó por darse a la fuga. Mientras que el actual acalde de la capital, el socialista Francisco Cuenca, se muestra satisfecho con la resolución, el resto de grupos municipales le reprochan falta de consenso.

El PSOE está afanado en convencer que el desenlace ha sido el mejor de todos los posibles. En esencia, Cuenca consiguió desbloquear las relaciones con la familia a su llegada a la Alcaldía y, tras meses de intensas negociaciones, las administraciones anunciaron el pasado mes de diciembre la fecha definitiva para la llegada del legado a Granada en la modalidad de usufructo durante tres años. Pasado este plazo, los fondos serán de titularidad pública. Pero la absoluta falta de transparencia con la que se ha tratado el tema ha desatado las críticas de los demás partidos con representación consistorial, incluidos el PP y el socio de gobierno de los socialistas, Ciudadanos.