La delegada de la Junta en Granada, Sandra García, junto a Reynaldo F. Manzano, director de la Alhambra
La delegada de la Junta en Granada, Sandra García, junto a Reynaldo F. Manzano, director de la Alhambra - ABC
OPERACIÓN COLINA ROJA

Cierre de filas socialistas tras la «excesiva» operación anticorrupción en la Alhambra

El PSOE, la Junta de Andalucía y el Patronato de la Alhambra se defienden de las críticas de PP y C's

Actualizado:

Cierre de filas socialistas tras la Operación Colina Roja II, en la que la Policía Nacional ha detenido de momento a 26 personas por su supuesta pertenencia a una organización criminal que durante una década hizo adjudicaciones irregulares en la Alhambra. El PSOE y las instituciones gobernadas por el partido han salido este miércoles en su defensa sin entrar a valorar unos hechos criticados con dureza por el PP y Ciudadanos.

El secretario provincial del PSOE en Granada, José Entrena, ha calificado de «puesta en escena» la operación policial, la cual ha censurado por «excesiva». Entrena, que desconoce «lo que ha pasado» a pesar de las extensas informaciones recogidas por la prensa, no entiende las detenciones: «Si hubieran sido citados, hubieran acudido con normalidad a prestar declaración tanto a dependencias policiales como a dependencias judiciales».

Al igual que ha hecho el también presidente de la Diputación en Granada, la delegada de la Junta en Granada, Sandra García, ha recordado el derecho a la presunción de inocencia de las personas investigadas. García ha destacado que «en este momento» la Alhambra se gestiona desde la transparencia y con la «total y absoluta normalidad», sin pronunciarse sobre la anterior etapa, ya que está «judicializado» en un proceso en el que, ha recordado, también está personada la Junta de Andalucía.

Ahora «cada contrato se hace por concurso» y con un «sistema simplificado que ofrece más claridad y evita interpretaciones», ha asegurado por su parte el actual director del monumento, Reynaldo Fernández Manzano, ha ofrecido su total colaboración a la Policía y ha defendido que el Patronato de la Alhambra ya modificó sus prácticas de contratación tras la detención de la anterior cúpula en el año 2015, cuando dimitió la exdirectora investigada, María del Mar Villafranca, a quien el PSOE no descarta dar de baja en el partido.

Sobre los trabajadores del monumento que han sido arrestados en el marco de la operación policial, Fernández Manzano asegura que solo tres –las informaciones ofrecidas por las agencias sostienen que son 11– mantienen su puesto en la Alhambra, lo que representa «menos de un 1%» del total, y ninguno ostenta cargos de responsabilidad dentro del Patronato.

Críticas de PP y C's

Las críticas de los populares a los socialistas han llegado desde Granada y Sevilla. Este miércoles, la parlamentaria autonómica Carmen Crespo ha exigido a la presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz, que dé explicaciones por las detenciones ordenadas por el Juzgado de Instrucción 4 de Granada. Según la portavoz del grupo popular en el Parlamento de Andalucía, «avergüenza» la gestión que la Junta está realizando de este monumento, el más visitado de España.

También los populares granadinos han manifestado su «indignación, vergüenza ajena y preocupación» ante los hechos investigados y continuamente censurados por el PP con el silencia del PSOE por respuesta. En palabras del secretario general del PP de Granada, Pablo García, «el PSOE ha convertido la Alhambra en un chiringuito y para ello se servía de comisarios políticos nombrados a dedo por las direcciones regionales y provinciales socialistas».

Ciudadanos, que no suele pronunciarse sobre los asuntos que afectan a la Alhambra, se ha sumado a la campaña de críticas y pedida de explicaciones tras la operación policial. En tono conciliador, el portavoz del partido en la provincia, Luis Salvador, ha pedido a socialistas y populares que pongan «punto y final» a las prácticas corruptas para «pasar página y abrir una nueva etapa marcada por la regeneración democrática».