SOCIEDAD

Un «youtuber» de Córdoba contra el acoso escolar

Un chico de Alcolea que ha sufrido «bullying» publica un vídeo para animar a otros chicos como él

Una captura del vídeo en el que anima a los jóvenes a no dejarse amedrentar
Una captura del vídeo en el que anima a los jóvenes a no dejarse amedrentar - ABC

Chema tiene 14 años, es de Alcolea y, como otros adolescentes de su edad, sigue con admiración cada uno de los vídeos que publican reyes de Youtube como El Rubius. Un día decidió seguir los pasos de su ídolo y comenzó a publicar vídeos en los que hacía gala de sus dotes como «gamer». Para él no era más que una forma de compartir con el mundo entero su mayor afición, pero algunos de sus compañeros de clase encontraron en ella un motivo de burla y escarnio. Sufrió tanto con los comentarios y risas de los otros adolescentes que acabó por borrar todos sus vídeos y decir adiós a Youtube.

Sin embargo, su vocación era más grande que el miedo que llegó a sentir a causa del «bullying» que sufría. Ha vuelto a Youtube y lo ha hecho con un vídeo en el que explica la situación que ha atravesado y anima a jóvenes como él a no dejarse afectar por las opiniones envenenadas del resto. El vídeo se titula «No te detengas ante el ‘Que dirán’», y en apenas cinco minutos Chema cuenta cómo los niños de su clase comenzaron a reírse de él por volcar sus inquietudes en un canal de Youtube.

Ahí comenzó una crisis que, cuenta su madre, le llevó incluso a cambiar su actitud y al fracaso escolar. Por suerte, el joven ha sabido recuperarse del «bajón» y salir reforzado. Quiere que su experiencia sirva a otros como él para hacer frente al acoso. También confía en que los «abusones» se conciencien sobre el mal que pueden hacerle a una persona que sólo trata de ser ella misma. «Es muy patético insultar a alguien que está haciendo lo que le gusta, como crear un canal de Youtube», defiende el chico, que lanza un mensaje de ánimo a las víctimas de acoso: «Os tenéis que sentir bien con vosotros mismos y no os debe afectar mucho la opinión de otras personas que os insultan».

Cuando empezó a sufrir acoso no contó nada en casa. Se limitó a cerrar su antiguo canal de vídeos, pero las burlas no cesaron. Su madre comenzó a percibir en él un cambio de actitud. Estaba siempre de mal humor e irascible. Sabía que a su hijo le sucedía algo, pero nunca habría imaginado por lo que estaba pasando. Su afición por los videojuegos y la creación de vídeos le había convertido en «carnaza» para un grupo de «matones» de su instituto. Desde el núcleo familiar, dice, le han ayudado a reforzar su autoestima y a amueblar su cabeza. Ahora ha hecho público su testimonio y, a través del vídeo, afirma haber recibido el apoyo y el cariño de mucha gente. Antes su madre no apoyaba que Chema quisiera ser «youtuber», pero ahora está segura de que no le volverá a prohibir grabar vídeos. «Cada uno tiene sus aficiones», defiende.

En la grabación, Chema reconoce la ayuda que ha recibido en todo momento de sus seres queridos: «Si estoy aquí es por un grupo de personas que me están ayudando a creer en mí», admite. Entre ellos se encuentra su hermana pequeña, de nueve años, con la que comparte su gusto por Youtube y que es su apoyo incondicional. Termina su vídeo con un consejo que podría ser el lema de cualquier campaña contra el acoso escolar: «Debéis hacer lo que os guste sin tener en cuenta la opinión del chulo de la clase».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios