Uno de los stands de «Un paseo por la ciencia» en el Vial Norte
Uno de los stands de «Un paseo por la ciencia» en el Vial Norte - RAFAEL CARMONA
INVESTIGACIÓN

El Vial Norte de Córdoba se convierte en el Paseo de las Ciencias

Cientos de familias se divierten con los experimentos escolares en plena calle

CÓRDOBAActualizado:

«Pon las manos arriba en esta bola metálica y ahora tus pelos comenzarán a ponerse de punta con la electricidad estática». Es el primer experimento que muestran a los visitantes, sobre todo a niños, los alumnos de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Córdoba. Detrás de esta prueba, Sancho, de 8 años, contempla asombrado cómo se produce un rayo (electricidad) entre dos bolas de metal en el Vial Norte, donde se celebra «Un paseo por la ciencia». Junto a ellos una niña observa con incredulidad cómo se forma un remolino de agua al unir dos botellas de agua o cómo se puede construir un sencillo coche con la propulsión de dos pajitas de plástico y un globo. También desde la ciencia se enseña cómo crear comederos de alpiste para los pájaros de la calle reciclando un tetabrick, algo en lo que Alba, una niña de 12 años que quiere ser veterinaria, también pone mucho interés.

Guille, a sus 5 años, participa en todo lo que se le propone, desde cómo levantar un vaso de agua con una carta de póker pegada hasta cómo meter una moneda entre dos vasos sin derramar una gota de agua. Los institutos de la capital y algunos de la provincia muestran también sus habilidades. Andrés Moreno, de 17 años, del instituto Lope de Vega, asegura que «los niños flipan con las figuras geométricas como los deltaedros» a base de pajitas de plástico.

Hay alumnos como Carlos Salvador, de 19 años, que ha creado con una raspberry, una impresora y una cámara de fotos un fotomatón para el que había hasta cola. Para sus compañeros Pablo Castillejo, Jesús García y Juan Francisco Mulero, su dron con GPS ha conquistado al público, más a padres que a niños. «El dron te dice en qué punto está exactamente y eso permite que se mantenga a una distancia exacta mientras está en submodo vuelo y se mantiene estable», comenta Pablo, que ha tardado un semestre entero en echar al vuelo este invento.

Alumnos de Bachillerato del colegio Ahlzahir en el «Paseo de la Ciencia»
Alumnos de Bachillerato del colegio Ahlzahir en el «Paseo de la Ciencia»-ABC

Desde el colegio de Fomento Ahlzahir, los alumnos de Bachillerato como Nacho Alberca, Álvaro Carmona y Javier Amador -«todos futuros ingenieros», aseguran-, hablan con absoluto conocimiento del «espectrofotómetro», realizado con placas e impresoras 3D.

El paseo acaba con «lo mejor de la ciencia». Los investigadores de máxima altura del Imibic que traen el miscroscopio donde se ve cómo brilla una célula cancerígena a cómo buscan la combinación de fármacos que frenan el cáncer.